martes, diciembre 6, 2022

El impacto del escándalo Madoff en España

Están los hombres y mujeres más ricos de España, la aristocracia del dinero y del poder Desde Abelló al dueño de Inditex, Amancio Ortega, pasando por las Koplowitz, los Morenes, los Fernández de Córdoba, los del Pino, y hasta los hijos y familiares del presidente del Banco de Santander de Emilio Botín se han visto afectados por una de las mayores estafas del mundo, una quiebra superior a la de Enron, un sofisticado timo basado en la llamada «pirámide» (los elevados intereses se pagaban con los nuevos ingresos) que ha dejado un agujero superior a los 50.000 millones de dólares, algo mas de 37.000 millones de euros.

En España, por la estafa Madoff, conocida también en Estados Unidos por el «bono judío», están afectados un millar de clientes pertenecientes la mayoría al Banco de Santander a través de su fondo Optimal (2.330 millones de euros), aunque también están afectados BBVA (algo más de 300 millones), y, en menores cantidades, Banasto, Bankinter y alguna caja de ahorros, como Caja Madrid.

Conocidos hombres de las finanzas y de los negocios, empresarios e intermediarios, muchos de ellos conocidos por el gran público, también han caído en la estafa, aunque se desconocen sus nombres ya que eran clientes del financiero colombiano, residente en una exclusiva casa de la Moraleja, Andrés Piedrahíta.

El Banco Santander, que tras la quiebra de Lehman Brothers, en una actuación que sorprendió al mercado por su profesionalidad, se hizo cargo de los bonos estructurados que Lehman había vendido a su banco de inversión Banif, ya ha declarado que, al tratarse de una estafa, el banco también es perjudicado y que, en todo caso, las responsabilidades están en el banco «custodio», HSBC, que es el mayor banco del mundo.

Ahora, tras descubrirse el nuevo escándalo que afecta también a los órganos reguladores y de inspección como la SEC (Security and Exchange Comisión), y a los «bancos custodios», y que afectará a la cuenta de resultados de los bancos y cajas afectados, se abre el inevitable debate sobre las ayudas del Gobierno a la banca para comprar activos de alta calidad con el objetivo de inyectar liquidez al sistema para que el crédito llegue a la pequeña y mediana empresa.

El Gobierno, que ha recibido numerosas críticas por no hacer públicos los nombre de bancos y cajas que acuden a la subasta y que ha rechazado la posibilidad de entrar en los consejos de administración como en el Reino Unido, tendrá que dar garantías a una opinión pública que mayoritariamente rechaza esa «operación rescate» (el 49 por ciento de los encuestados rechazan la decisión del Gobierno, frente a un escaso 20 por ciento que la aprueban, entre un desconocimiento generalizado de la población, ya que solo tres ciudadanos de cada diez conoce las medidas gubernamentales), de que esos 250.000 millones de euros no irán a limpiar los balances y a enjugar las pérdidas en una operación que sería socializar las pérdidas y repartir entre unos pocos privilegiados las ganancias.

Las declaraciones del vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, y del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insistiendo en que el impacto del fraude de Barnard Madoff en el sector financiero español no llega a los 38 millones de euros, no se corresponde con la realidad ni con los datos facilitados por los distintos bancos afectados.

Aunque el gobernador del Banco de España insista en que el impacto sobre el sector financiero español (y no es lo que recoge la gran prensa financiera internacional de referencia) es mínimo, los más de tres mil millones de euros que afectan a fondos de inversión relacionados con Madoff no dejan de ser un auténtico problema.

José Oneto

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias