viernes, abril 19, 2024
- Publicidad -

El G-20 aboga por la paz, pero evita condenar específicamente la guerra en Ucrania

No te pierdas...

Durante la cumbre reciente en la capital de la India, los miembros del G-20 han emitido una declaración conjunta que insta a las naciones a abstenerse de usar la fuerza para conquistar territorios. A pesar de las tensiones obvias en el telón de fondo, la declaración omite una condena directa a la situación actual en Ucrania.

Este comunicado resalta el compromiso colectivo de los estados a los principios de la Carta de la ONU, subrayando que «la era actual no debe ser de guerra». A la vez, el G-20 expresó su preocupación sobre las repercusiones humanas y económicas de la guerra en Ucrania, citando sus efectos en la cadena de suministro alimentario, la seguridad energética y la estabilidad financiera global. Las naciones en desarrollo parecen ser las más afectadas.

A pesar del lenguaje conciliador y unificador, fuentes diplomáticas han señalado que Rusia ha logrado evitar una condena explícita en el texto. Recordando la cumbre pasada en Bali, el G-20 había manifestado una condena mayoritaria hacia Rusia, pero también se habían reconocido opiniones divergentes.

El anfitrión, India, ha tenido que navegar cuidadosamente entre su alianza histórica con Rusia y sus compromisos recientes con naciones como Estados Unidos, Japón y Australia.

De hecho, la declaración sí exige a Rusia y Ucrania garantizar el suministro ininterrumpido de alimentos y energía, evidenciando la importancia global de estos recursos. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania, sin embargo, no vio con buenos ojos la declaración, aludiendo a una falta de condena explícita.

Aparte de las cuestiones geopolíticas, el G-20 también puso en el foco temas económicos y medioambientales. Los líderes reafirmaron su compromiso con el tipo de cambio establecido en abril de 2021 y subrayaron la necesidad de apoyar a los países en desarrollo en su transición hacia una economía baja en carbono. Además, resaltaron la urgencia de incrementar la financiación para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

En un giro interesante, Estados Unidos, la Unión Europea, India y otros estados presentaron un megaproyecto infraestructural que busca ser una alternativa al plan chino de la Ruta de la Seda. El presidente estadounidense, Joe Biden, lo anunció como el «Corredor Económico India-Medio Oriente-Europa», lo que indica una reconfiguración estratégica en la región.

El futuro de la cooperación internacional parece estar en una encrucijada, con naciones buscando equilibrar sus compromisos diplomáticos y sus intereses nacionales.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -