jueves, abril 18, 2024
- Publicidad -

Podemos, una década retando al bipartidismo entre desafíos internos

No te pierdas...

Hace diez años, en el corazón de Lavapiés, un grupo diverso de académicos, activistas y amigos dieron vida a un nuevo movimiento político. Este movimiento, nacido en el Teatro del Barrio, no era simplemente un partido más; era una promesa de revolución en la política española. PODEMOS, con su aspiración de «asaltar los cielos», buscaba remodelar un panorama dominado por el bipartidismo de PSOE y PP.

Orígenes y aspiraciones

La génesis de PODEMOS se encuentra en las profundidades de la crisis económica y el descontento social. Su fundador, Pablo Iglesias, pasó de ser un académico en la Universidad Complutense a un rostro conocido en los medios, llevando el espíritu del movimiento 15M a la esfera política. El partido, desafiando el tradicional eje izquierda-derecha, se posicionó como la voz de «los de abajo» contra «la casta política».

La semilla de PODEMOS fue plantada por figuras como Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, y otros activistas y académicos, con visiones divergentes pero unidos por un objetivo común.

En sus primeros meses, PODEMOS sorprendió al sistema político español. Sin apenas estructura formal y basándose en círculos políticos locales, lograron un éxito notable en las elecciones europeas de 2014, desplazando el equilibrio de poder tradicional.

Desde ahí, el ascenso de PODEMOS fue meteórico. En las elecciones generales de 2015, se convirtieron en la tercera fuerza política de España, una hazaña notable para un partido tan joven.

Conflictos internos

Sin embargo, las diferencias internas pronto comenzaron a surgir, especialmente en torno a estrategias políticas y alianzas. Los debates internos alcanzaron su punto álgido en eventos como Vistalegre II, donde la visión de Iglesias prevaleció, marcando un cambio en la dirección del partido. Figuras clave como Íñigo Errejón optaron por otros caminos, evidenciando las tensiones y reconfiguraciones dentro de la formación.

Su coalición con el PSOE en 2019 marcó otro hito, formando el primer gobierno de coalición en la democracia actual. Sin embargo, no todo ha sido un camino fácil. Los desafíos internos, la fluctuante popularidad y las tensiones en las coaliciones han puesto a prueba su fortaleza y cohesión.

A pesar de los cambios en el liderazgo, con Ione Belarra reemplazando a Pablo Iglesias y los desafíos actuales, PODEMOS sigue luchando por mantener su relevancia. La aparición de nuevas fuerzas como Sumar ha complicado aún más el escenario, pero PODEMOS continúa esforzándose por redefinirse.

La relación entre PODEMOS y Sumar ha sido tensa, culminando en la salida de PODEMOS de la coalición y su movimiento al Grupo Mixto. Esta decisión, tomada en un contexto de conflictos y desplantes políticos, refleja un nuevo capítulo en la historia de PODEMOS, uno lleno de incertidumbres y desafíos.

A una década de su nacimiento, PODEMOS enfrenta un futuro lleno de preguntas. ¿Lograrán reinventarse y mantener su relevancia en un entorno político en constante cambio, o seguirán el camino de otras fuerzas políticas que han desaparecido del panorama? Las próximas elecciones europeas serán cruciales para determinar el curso futuro de PODEMOS.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -