domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

¿Qué se necesita para ser piloto de helicópteros del Ejército de Tierra?

No te pierdas...

Solo uno de cada tres militares que intenta da el perfil para convertirse en piloto de helicópteros de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET). La forma física, las habilidades y capacidades son importantes, pero el factor psicológico es fundamental para conseguir acceder al curso específico con el que oficiales y suboficiales pueden cambiar sus destinos en las armas por los mandos de una aeronave. Y la pregunta es obligada: ¿qué se necesita para poder estar al mando de un Chinook?

“No se puede hablar de una persona tipo, sino que hay unos estándares por debajo de los cuales una persona es no apta para acceder al curso”, explica la capitán psicólogo Cecilia Monge, una de las especialistas encargadas de la evaluación psicológica de los candidatos en la Sección de Psicología del Ejército de Tierra.

“Hay unos criterios estandarizados que son básicos, en los que se miden aptitudes como tiempos de reacción, de tolerancia al estrés, navegalibilidad, memoria, atención… y todo tipo de procesos básicos que están implicados en un proceso como este”, explica la capitán Monge. En las pruebas selectivas que se han celebrado este mes de enero, se han presentado 21 tenientes para 10 plazas, aunque normalmente el ratio es de 3 aspirantes para cada puesto en las FAMET.

10 días de proceso de selección

Las pruebas para acceder al curso duran 10 días y comienzan con evaluaciones en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA), que depende del Ejército del Aire y del Ministerio de Fomento. “Allí, pasan un reconocimiento médico bastante amplio -de visión, fisiológico…- y una parte de reconocimiento psicológico, con baterías de preguntas de personalidad y de actitudes mecánicas, espaciales y de otro tipo”, explica la capitán.

Pero el grueso de la evaluación psicológica de los aspirantes se realiza en la Sección de Psicología del Ejército de Tierra. En su sede, en la Dirección de Sanidad en Madrid, los candidatos pasan una serie de pruebas de aptitudes conocidos como ‘Viena Test’. “El objetivo es evaluar la aptitud para poder volar para que después, cuando vayan a pilotar, aprendan más rápidamente  y tengan menos incidentes en su fase de adiestramiento”, explica el subteniente Mariano Pérez Criado que forma parte de la unidad.

Un ejemplo de las pruebas es la que realiza el subteniente Criado, licenciado en Psicología, en la que se miden dos aptitudes: percepción periférica y atención concentrada y dividida. “Se prueba qué campo de visión tienen los pilotos tanto por izquierda como por la derecha, siempre con un elemento distractor  de modo que se obliga a estar al tanto de dos tareas a la vez y hacerlas bien. Además, hay que conseguir mantener la bola dentro de una caja y además, dar al pulsador cuando vea una raya verde acercarse. Se van sumando cosas”, explica el subteniente mientras realiza la prueba en un ordenador para mostrar la dificultad.

El grupo de aspirantes se divide en varios grupos y mientras unos hacen las pruebas de aptitudes, otros vuelan los helicópteros de las FAMET. “También hay selección dentro de la Base de Helicópteros, en Colmenar, y dentro del Centro de Enseñanza de las FAMET. Desde el primer día, hay una suelta en vuelo con un instructor y se va viendo el adiestramiento y el manejo real de la aeronave en vuelo”, explica el subteniente que, además de realizar las pruebas psicológicas, conoce con profundidad las técnicas de vuelo.

Desactivadores de explosivos y MOE

Además de las pruebas para volar helicópteros, las pruebas psicológicas son también determinantes para otras especialidades como desactivadores de explosivos o personal destinado a Operaciones Especiales, en las que la importancia de la fortaleza física tiene un papel muy importante, pero también la parte mental.

“Hacen pruebas de todo tipo: de resistencia al frío, a la capacidad de desenvolverse en el agua, de supervivencia en condiciones extremas… Además, quien no cumple unos mínimos de cercanía al perfil ideal es eliminado, por motivos psicológicos”, explica el teniente coronel psicólogo Damián Palenzuela, jefe de la Sección de Psicología del ET. “No quiere decir que tengan ninguna anomalía, sencillamente que no se adecuan al perfil del puesto”, indica el teniente coronel.

Otros perfiles que necesitan pruebas son los que se dedican a Inteligencia, a quienes se realizan “pruebas situacionales”. “Se trata de recrear situaciones representativas de lo que luego serán sus funciones. La capacidad de dirigir grupos, de gestionar presiones o tensiones. En el caso de Inteligencia, la prudencia en el manejo de información o fórmulas para obtener información. Y hasta ahí puedo contar”, bromea el teniente coronel.   

Paula Pérez Cava

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -