domingo, mayo 26, 2024
- Publicidad -

Carmena menosprecia el turismo en la capital

No te pierdas...

El Templo de Debod, el frontón 'Beti Jai', el Planetario, la azotea del Ayuntamiento de Cibeles… y así hasta una lista de 10 puntos turísticos claves de la capital que se encuentran en estos momentos clausurados o en mal estado. No es la mejor política para atraer a los turistas extranjeros y nacionales. Los números hablan por si mismos y revelan que con la llegada de Ahora Madrid al poder en mayo del año 2015 se ha producido un fuerte descenso de las visitas extranjeras durante algunos meses del año, y un crecimiento muy poco significativo en otras épocas del año. Además, el gasto de los turistas extranjeros refrenda el menosprecio de Ahora Madrid a la Cultura. En este sentido, la capital crece el consumo y el gasto de los visitantes foráneos, mientras que en Barcelona decrece. Esto demuestra que en Madrid predomina cada vez más el turismo de compras frente al turismo cultural, fomentado esto por las actuaciones del consistorio madrileño.

De entre todos los casos el que más llamativo es el Templo de Debod. Los desajustes en la temperatura y una pésima climatización hicieron que el Ayuntamiento clausurará el 4 de julio de 2016 esta estructura traída piedra a piedra desde Egipto en los sesenta del siglo pasado. La ola de calor sufrida durante el verano y la ausencia de refrigeración hacían imposible la estancia en el milenario edificio. En septiembre, el Ayuntamiento anunció la reapertura al haber recuperado los valores de temperatura adecuados para poder volver a recibir visitantes. Pero ha durado poco. En concreto, hasta el 7 de enero cuando la concejalía de Cultura estimó su cierre por temperaturas de bajo cero en su interior. En los presupuestos de 2017 hay una partida de 400.000 euros para arreglar todos los problemas de acondicionamiento, pero el bloqueo presupuestario del grupo municipal del Partido Socialista impide de momento al equipo de gobierno establecer fecha alguna para su reapertura.

Turismomadrid

Evolución de turismo y la pernoctación extranjera desde la llegada de Ahora Madrid. Fuente: INE

El frontón 'Beti Jai', es sin lugar a duda un punto turístico desaprovechado por Ahora Madrid. Además, no sólo lo está despreciado como lugar de interés, sino que ahora el Ayuntamiento pretende su privatización, a pesar de la oposición de múltiples asociaciones que se niegan a perder una de las instalaciones deportivas más antiguas del territorio nacional. La dejadez de los anteriores equipos de gobierno para con este recinto parecían acabarse con la llegada de Manuela Carmena a la alcaldía. Sus políticas sociales hacían presagiar la reforma de lo que a finales del siglo XIX fue el punto de encuentro de los madrileños por excelencia, pero la realidad es que el consistorio madrileño no ha hecho nada por salvar esta mítica cancha. ¿Su futuro? En el aire, aunque la sombra e la privatización ya planea sobre este terreno ubicado, en Chamberí. 

El tercer lugar en grado de abandono lo ocupa el Faro de Moncloa. Su ubicación, su impresionante altura y sus grandes cristaleras con visión panorámica del boscoso oeste de la ciudad hacen de este lugar el sitio perfecto para observar una inmejorable panorámica de la capital de España. Pero, de nuevo, el Ayuntamiento no ha sabido mimar una instalación que antaño atraía a muchos visitantes. El año 2016 fue nefasto para este mirador. En enero, el fuego producido en uno de sus ascensores obligó al Ayuntamiento de Madrid a desalojar, primero, y a clausurar, después, la instalación. Tras las pertinentes investigaciones se tomó la decisión de volver a permitir la entrada de público, pero a día de hoy la realidad es que el Faro de Moncloa funciona al 50% de sus posibilidades. Problemas con las aseguradoras han demorado el arreglo del ascensor averiado lo que ha significado un grave perjuicio para sus visitantes.

Aunque este no ha sido el único percance sufrido por el faro. Un asentamiento ilegal de más de 100 personas se instaló en las inmediaciones del mirador. Durante el día el lugar se convertía en un verdadero vertedero y durante la noche, un nicho de pobreza. Estos campamentos improvisados de los 'sin techo' mermaron las visitas al Faro de Moncloa, según reconocieron a Estrella Digital los propios trabajadores de la instalación. 

Refugiados, sí; turistas, no

«Refugees Welcome», esta es la frase que se puede leer en la pancarta colgada en la cibelina fachada del Ayuntamiento de Madrid, pero ¿qué sucede con los turistas?, ¿no son bienvenidos? Esto es lo que se desprende de las dificultades del consistorio para arreglar los desperfectos de las cornisas que mantienen acordonada la azotea de este inmueble por riesgos de desprendimientos. Esto ha provocado que la azotea del Palacio de Cibeles, otro de los miradores más famosos de la capital, junto al Faro de Moncloa, esté clausurado. El cierre provoca también un perjuicio para las arcas municipales que han dejado de ingresar los dos euros por persona que el Ayuntamiento cobraba a toda aquella persona que quería subir a la espectacular terraza del edificio de Cibeles. 

Problemas de climatización también llevaron al cierre al Planetario, el 1 de junio de 2016. El mal estado de las tuberías agravó el problema inicial de la temperatura y lo que iban a ser seis meses de clausura se han convertido en un tiempo indefinido. Por su parte, la Plaza Mayor, epicentro del turismo por excelencia en la capital, también ha sufrido la dejadez de Ahora Madrid con respecto al turismo. Este año se cumple su cuarto centenario, pero el Gobierno de Carmena sigue sin ser capaz de sacar adelante una programación para conmemorar tan señalada fecha. De momento, su 400 cumpleaños ha comenzado con una gran parrillada de carne argentina celebrada el pasado 21 de enero y que ha levantado la crítica y la polémica entre algunas asociaciones como 'Amigos del IV Centenario de la Plaza Mayor'.

Hay otros casos de dejadez municipal, menos emblemáticos, pero significativos, como el Teatro de Madrid, que permanece abandonado antes de la llegada de Ahora Madrid al poder, o el Teatro Bodevil, que clausuró el actual equipo de gobierno el pasado 29 de enero de 2016, a pesar de dejar en la calle a sus diez empleados. Por último, la ausencia de concurso público para cubrir las representaciones de los títeres en el Retiro y la reparación del Teatro autómata son otros dos ejemplos del boicot que sufre el turista en su visita a Madrid y que han hecho que la diferencia con respecto a Barcelona, su gran competidora a la hora de atraer turistas extranjeros, aumente. 

Turismadbarclona

En amarillo, Madrid, y en azul, Barcelona. Fuente: INE.

Carlos Lospitao

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -