lunes, junio 17, 2024
- Publicidad -

¿Es rentable organizar unos Juegos Olímpicos?

No te pierdas...

Los Juegos Olímpicos son el acontecimiento deportivo que más dinero genera a nivel mundial, pero también suponen un importante coste para el país que se encarga de su organización. En la mayoría de los casos, el análisis de los datos pone de manifiesto que celebrar este tipo de eventos no es económicamente ventajoso para la sede, aunque hay algunas notables excepciones.

¿Cuánto costarán los Juegos Olímpicos de París?

El viernes 26 de julio se encenderá la llama olímpica en el “Stade de France”. La capital francesa fue seleccionada en 2017 para acoger el evento deportivo más grande a nivel global, siendo esta la tercera vez que se convierte en sede de los Juegos Olímpicos.

Pierre Moscovici, presidente del Tribunal de Cuentas de Francia, ha confirmado que el desarrollo de las Olimpiadas tendrá un coste de entre 3.000 y 5.000 millones de euros para las arcas públicas francesas. 

En diciembre de 2021 se cerró un borrador con un presupuesto de 3.900 millones de euros. Unos meses después, se optó por incrementar esa cifra en un 10% hasta los 4.400 millones de euros. De esa cifra, 200 millones fueron destinados a paliar los efectos de la inflación sobre el presupuesto original.

El coste total de los Juegos Olímpicos de París se dará a conocer una vez que finalice el evento, cuando se lleve a cabo una auditoría. Pero el presidente del Tribunal de Cuentas ha recalcado que el impacto sobre la deuda pública francesa será “moderado”.

Brisbane, que ya está preparando las Olimpiadas de 2032, estima que el presupuesto necesario para la celebración en la ciudad podría superar los 5.000 millones de dólares.

Japón, los Juegos Olímpicos más caros de la historia

Tokio debía haber sido sede de las Olimpiadas en 2020, un evento con el que el país nipón quería demostrarle al mundo que se había repuesto totalmente tras el terremoto y la catástrofe de Fukushima en 2011, pero los Juegos tuvieron que posponerse un año por la pandemia de Covid-19 y, finalmente, se llevaron a cabo sin espectadores.

Los Juegos Olímpicos de Tokio se han convertido en los más caros de la historia. Con un presupuesto final de más de 13.000 millones de dólares. El doble de lo que se había presupuestado en un principio. 

Según datos del Comité Olímpico Internacional (COI), aplazar el evento un año supuso un sobrecoste de más de 6.600 millones de euros. Cuantía que se decidió asumir, ya que en su momento se calculó que la cancelación definitiva de los Juegos podría costar más de 46.400 millones de euros.

Tokio 2020 estuvo marcado, además, por las acusaciones de corrupción. El ex presidente del Comité Olímpico Japonés fue investigado por un presunto soborno a miembros del COI para conseguir que la candidatura de su ciudad resultara ganadora frente a otras rivales como Madrid.

¿Cómo se evalúa la rentabilidad de las Olimpiadas?

Para poder determinar si este evento deportivo ha resultado beneficioso desde el punto de vista económico para la ciudad que lo organiza, se atiende principalmente a los costes de infraestructura y organización.

Una gran parte del presupuesto se destina a la construcción de estadios, alojamientos para los atletas, mejoras en las infraestructuras de transporte y embellecimiento de la ciudad. A ello se suman los costes de logística, seguridad y otras cuestiones organizativas.

Los costes se comparan con los ingresos generados por el evento, que provienen principalmente de los patrocinadores corporativos, la venta de derechos de retransmisión televisiva, las entradas que dan acceso a los eventos deportivos en los estadios y el dinero que dejan los turistas en la ciudad.

Una de las claves para calcular el impacto económico a largo plazo de los Juegos, es la capacidad que tiene el país para reutilizar las infraestructuras y beneficiar a la comunidad local, algo que sucedió en Barcelona 92, pero que no suele ser común. En el caso de Atenas 2004, muchos de los estadios e infraestructuras levantadas en su momento están prácticamente en la ruina 20 años después.

Más allá del impacto económico directo, los expertos señalan que la organización de los Juegos puede beneficiar la economía del país al mejorar la visibilidad internacional del anfitrión y mejorar su reputación, lo que puede atraer inversiones y turismo.

Un ejemplo son los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Aunque el coste fue más alto que el beneficio directo obtenido, este evento sirvió para dar publicidad a China y mostrar una imagen de país más abierto al mundo.

Los analistas señalan que quienes más ganan con la organización de las Olimpiadas son las empresas privadas: constructoras, cadenas de televisión, agencias de viaje y agencias de publicidad, entre otras.

Juegos Olímpicos que sí fueron rentables

La organización de un evento de este tipo es dura, larga y compleja, y requiere la inversión de millones de euros. Por eso, pocas veces se puede afirmar que unos Juegos Olímpicos hayan sido realmente rentables para el país y la ciudad que los organiza.

Un ejemplo de éxito es el de Barcelona 1992. El coste de organización fue el equivalente a 6.700 millones de euros, y su impacto económico fue de 18.699 millones de euros. 

Los Juegos sirvieron para mostrar una imagen internacional más moderna de España y, muy especialmente, de Barcelona. Lo que atrajo a millones de visitantes. Además, tras el evento se supo hacer un buen uso de las instalaciones deportivas.

Otro claro caso de éxito es el de Los Ángeles 1984, que consiguió un superávit debido a la utilización de infraestructuras previamente existentes en la ciudad y a una gestión muy cuidadosa de los costes.

Las Olimpiadas de Londres en 2012 también se consideran un buen ejemplo de rentabilidad. Se invirtieron 11.400 millones y se ganaron 15.000 millones.

En el lado contrario se encuentran los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976 y los de Atenas en 2004. Los de Montreal generaron una gran deuda a la ciudad que no se terminó de pagar hasta 30 años después, en 2006. Mientras que los de Atenas tuvieron un coste de 16.000 millones de dólares, lo que supuso un duro golpe para una economía que ya estaba atravesando graves problemas.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -