miércoles, mayo 29, 2024
- Publicidad -

No pedir copia del pago con tarjeta supone un importante riesgo

No te pierdas...

El pago con tarjeta de crédito en todo tipo de comercios ha crecido en los últimos años. Cada vez que se realiza una transacción de este tipo, desde el comercio preguntan al cliente si desea una copia de la operación, y la respuesta suele ser “no”.

Sin embargo, el Banco de España advierte de que esta práctica tan común puede suponer un riesgo para la seguridad financiera de los consumidores.

Crece el pago con tarjeta

Durante la época más grave de la pandemia de Covid-19, se recomendó a los ciudadanos que hicieran sus compras pagando con tarjeta, para evitar posibles contagios al pasar el dinero en efectivo de mano en mano.

Fue entonces cuando muchos comercios que todavía no permitían pagar con tarjeta, o que tenían establecido un importe mínimo para aceptarlo, eliminaron estas trabas. Como consecuencias, los consumidores se acostumbraron a pagar con este método hasta las compras más pequeñas. Una tendencia que se ha mantenido con el paso del tiempo.

A pesar de ello, un reciente informe del Banco de España ha puesto de relieve que el efectivo continúa siendo el método de pago favorito de los españoles. El “Estudio sobre hábitos en el uso de efectivo 2023”, señala que un 65% de los españoles usó el dinero físico a diario durante el año pasado. Para el 60%, el metálico es la forma más habitual de pago para las compras en comercios físicos. Son los más mayores y los más jóvenes los que más utilizan esta forma de pagar.

Los motivos que llevan al uso del dinero en efectivo son principalmente tres: la comodidad, la rapidez y la seguridad que supone.

Además, durante el pasado año, muchas personas volvieron a recuperar el dinero en efectivo como forma habitual de pago para ahorrar en un entorno económico con alta inflación y una subida constante de los precios. Para la mayoría de los consumidores, pagar en metálico es la mejor forma de controlar lo que están gastando.

El pago con tarjeta gana terreno

El pago en efectivo sigue siendo el más habitual, pero entre 2014 y 2023 el porcentaje de ciudadanos que utiliza el dinero en metálico como forma de pago habitual ha pasado del 80% al 60%. En ese mismo período, el porcentaje de personas que utilizan la tarjeta de crédito para pagar sus compras habituales ha subido del 15% al 40%.

En 2022 se batió el récord de pago con tarjeta en terminales de puntos de venta (TPV), con un crecimiento del 21,1% con respecto a las cifras registradas en 2021. Se llevaron a cabo un total de 7.390 millones de operaciones, según la Estadística de Sistemas de Pago del Banco de España.

En total, los españoles gastaron en 2022 unos 233.580 millones de euros a través de sus tarjetas. El número de tarjetas en circulación aumentó ese año un 7,28% en comparación interanual, a pesar de que el número de cajeros automáticos ha estado en constante disminución en toda la geografía española de un tiempo a esta parte.

La previsión de cara al futuro es que el pago con tarjeta siga una tendencia alcista. Según un informe de GlobalData, el crecimiento anual de los pagos efectuados con tarjeta será de un 5,7% anual hasta 2026. Año para el que se espera alcanzar un volumen total de 354.700 millones de euros pagados con este método.

El informe también señala que se aprecia en el consumidor un mayor interés hacia las tarjetas de débito frente a las de crédito, para evitar caer en un endeudamiento excesivo.

La copia en el pago con tarjeta

Cuando se realiza un pago a través de un TPV, se crean dos documentos, uno es para el titular del comercio y otro para el cliente.

Aunque antes lo habitual era entregar la copia al cliente sin preguntarle, de un tiempo a esta parte se ha extendido la costumbre de preguntar si desea la copia. Una consulta ante la que la mayoría suelen rehusar.

Los clientes se sienten protegidos al pagar con tarjeta porque saben que la transacción se va a registrar automáticamente en su cuenta corriente, y pueden revisarla a través de la app. En algunos casos, se recibe un mensaje en el móvil que aporta información sobre la operación. Por ello, los consumidores rechazan la copia emitida por el TPV.

A juicio del Banco de España, esta práctica tan común puede ser un error que pone en riesgo la seguridad. Dentro de su decálogo de prácticas para evitar el fraude bancario, incluye aceptar la copia del recibo.

Para esta entidad, al aceptar la copia se fortalece la posición del consumidor informado y proactivo, que es capaz de detectar y prevenir posibles amenazas a su seguridad financiera.

Pedir y revisar la copia sirve para:

  • Verificar la transacción. Comprobar que se ha cobrado el importe indicado y que todo es correcto. De esta forma, si se detecta alguna incidencia, se puede solucionar en el mismo momento, antes de abandonar el establecimiento.
  • Registrar la transacción. La copia del recibo puede servir como respaldo si surge algún problema con el comercio o con la entidad que ha emitido la tarjeta.
  • Controlar el gasto. Llevar un registro de los gastos diarios, semanales o mensuales a través de las copias de los TPV, ayuda a controlar el gasto. Algo que se vuelve complicado si se paga siempre con tarjeta y no se tiene la costumbre de revisar la cuenta. Las copias son un recordatorio físico de cómo se está empleando el dinero, y pueden ayudar a tomar decisiones de ahorro.

Consejos del Banco de España para reforzar la seguridad en el pago con tarjeta

La institución ha hecho públicos algunos consejos que pueden ayudar a los consumidores a mejorar la seguridad de sus finanzas cuando llevan a cabo pagos con tarjeta de crédito o de débito.

Lo primero que se aconseja es revisar en la pantalla del TPV el importe de la transacción antes de proceder al pago. Después, hay que solicitar la copia del ticket y guardarlo. Comprobando en ese momento que coincide el importe de la copia con el que reflejaba el TPV. Si no se desea guardar el ticket en formato físico, muchos establecimientos ofrecen ya la opción de enviarlo por correo electrónico.

En última instancia, hay que revisar periódicamente los movimientos de la cuenta para comprobar que no hay transacciones no autorizadas. Otra forma de reforzar la seguridad es hacer uso de las medidas de seguridad que ofrecen las entidades bancarias, por ejemplo, activando el sistema de alerta mediante SMS cada vez que se realiza un cargo en la tarjeta.

Estos mismos consejos también son útiles cuando el pago se realiza a través de un dispositivo electrónico como el móvil o el smartwatch.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -