viernes, febrero 23, 2024
- Publicidad -

La economía de la desconexión digital: nuevas oportunidades de negocio

No te pierdas...

En un mundo en el que la tecnología forma parte esencial del día a día de la mayoría de las personas, surgen nuevos retos. Uno de los más importantes, es paliar la adicción y la dependencia que generan los dispositivos tecnológicos. Algo que, a su vez, está dando lugar a nuevas oportunidades de negocio hasta ahora no exploradas.

Un estudio llevado a cabo por Kaspersky ha puesto de relieve que un 70% de la población española tiene dependencia tecnológica. Siendo WhatsApp la aplicación que más «enganche» genera en todos los grupos de edad. Seguida de las redes sociales y luego por plataformas de streaming como Netflix y Amazon Prime.

La adicción a las nuevas tecnologías, entendida como una dependencia compulsiva de los dispositivos electrónicos y los servicios en línea, es algo tan reciente que todavía no ha sido estudiando en profundidad. Pero ya hay datos que permiten afirmar que puede afectar tanto a la vida personal como social de las personas, así como a su salud mental y física.

El desafío económico de la adicción tecnológica

La adicción tecnológica influye también en el devenir económico de las empresas y de la economía en su conjunto. Porque se ha demostrado que la distracción digital es una de las causas más comunes de la falta de concentración en el trabajo. Y esto da lugar a un descenso en la productividad.

En Estados Unidos, ya calculan las pérdidas causadas por un uso excesivo de los dispositivos digitales en el entorno laboral, en miles de millones de dólares al año.

La ansiedad tecnológica y la desconexión social que derivan de la adicción a las nuevas tecnologías están dando lugar a nuevos problemas de salud mental de los que se derivan bajas laborales que tienen un elevado coste para las empresas.

Por otro lado, la falta de sueño asociada al uso excesivo de dispositivos electrónicos durante las horas de descanso, se ha identificado ya como un factor que disminuye el rendimiento laboral.

El auge de los retiros tecnológicos

El incremento de la dependencia digital entre la población ha creado oportunidades de negocio que no existían una década atrás.

Los retiros tecnológicos, que ya empiezan a ser muy populares en Estados Unidos, han visto incrementarse la demanda de sus servicios un 25% a nivel global tan solo en el último año.

Las empresas de este sector no se limitan a ofrecer a sus clientes unos días de descanso, sino que diseñan experiencias personalizadas que pueden incluir alojamientos en resorts de lujo.

Solo en Estados Unidos, las empresas vinculadas con los retiros tecnológicos generaron en 2022 más de 94.000 millones de dólares en ingresos. Además, contribuyeron al desarrollo de las economías locales, puesto que muchos de los retiros se hacen en lugares apartados.

Este sector empezó a desarrollarse de la mano de pequeñas startups, y ahora cuenta también con la participación de grandes cadenas hoteleras y empresas de turismo.

A nivel global, la industria de los retiros tecnológicos ha generado más de 50.000 empleos directos e indirectos.

Se estima que el gasto medio por persona que acude a un retiro tecnológico está en torno a 1.500 dólares entre alojamiento, actividades y servicios. Y, con frecuencia, son las empresas las que asumen este coste.

Algunos informes destacan que las empresas que invierten en programas de bienestar, incluyendo entre ellos los retiros de desconexión digital, experimentan un retorno de la inversión del 300%, al rebajar de forma notable los costes asociados al ausentismo y la rotación de empleados.

Servicios de asesoramiento para reducir la dependencia tecnológica

El tratamiento de la desconexión digital va más allá de los retiros, porque hay personas que por cuestiones económicas o falta de tiempo no se pueden permitir marcharse unos días para descansar. Esto ha dado lugar a un auge de las terapias y los servicios de asesoramiento relacionados con la ansiedad digital.

Solo en Estados Unidos la industria de la salud mental digital ha experimentado un crecimiento del 30% en el último año, hasta alcanzar un valor estimado de 2,5 mil millones de dólares.

El aumento de la demanda ha dado lugar al crecimiento del número de startups vinculadas con plataformas y aplicaciones que ofrecen terapia online. Las inversiones en este tipo de compañías han superado los 500 millones de dólares en los últimos meses. Dato que confirma la confianza que tienen los inversores en la rentabilidad y sostenibilidad a largo plazo de este sector.

El coaching, una fórmula de asesoramiento que ha experimentado un gran desarrollo en los últimos años, también ha encontrado una nueva oportunidad de crecimiento en la adicción digital.

Las empresas empiezan ya a contratar servicios de coaching de desconexión digital para sus empleados, como parte de sus programas e iniciativas de bienestar. A cambio, están consiguiendo reducir hasta un 20% el absentismo laboral y aumentando un 15% la productividad.

Un fenómeno con profundas implicaciones económicas

La adicción digital, y la desconexión digital que es necesaria para superarla, son fenómenos con importantes implicaciones económicas.

La excesiva dependencia de los dispositivos electrónicos y la conexión a Internet está costando mucho dinero a las empresas, al hacer que baje la productividad y que se incrementen las ausencias al puesto de trabajo. En los casos mas graves, este problema se acaba materializando en una baja médica que puede prolongarse durante varios meses.

Pero este problema también es una oportunidad para quienes pueden ofrecer soluciones que permitan avanzar en el camino de la desconexión digital. En torno al tratamiento de la adicción digital han surgido un buen número de empresas y profesionales que están generando empleo y contribuyendo al desarrollo económico a nivel local.

Los resultados son ya patentes, con empresas que pueden confirmar que haber destinado parte de su presupuesto a terapias de desconexión digital ha tenido un importante retorno de la inversión.

La conocida como economía de la desconexión digital es mucho más que una respuesta ante un problema relacionado con la salud mental, es una solución que impulsa la productividad y contribuye al desarrollo económico global.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -