domingo, marzo 3, 2024
- Publicidad -

La economía estadounidense está en riesgo de recesión

No te pierdas...

Entre abril y septiembre de 2022, Estados Unidos acumuló dos trimestres seguidos de contracción en el PIB, entrando técnicamente en recesión. Pero su paso por esta situación económica fue breve, puesto que en el último trimestre del año la economía volvió a crecer.

Este corto período de recesión no hizo saltar demasiado las alarmas, ya que a final de año la situación parecía haberse solucionado. Sin embargo, ahora los indicadores apuntan a que la gran economía mundial podría entrar en recesión en los próximos meses.

La predicción de la Fed

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) suele emplear como indicador la diferencia que existe entre los rendimientos de los bonos del Tesoro a corto y largo plazo.

A día de hoy, los bonos estadounidenses a dos años son más rentables que los expedidos a 10 años y, para los expertos, esto es síntoma de que llega una recesión o, al menos, una gran desaceleración del crecimiento económico.

Este indicador tiene un gran poder predictivo, y ahora mismo señala que la posibilidad de que se produzca una recesión a lo largo de este año es de un 99,3%. En los años 70 y 80 este indicador también situó las posibilidades de recesión en torno al 99%, y en ambos casos esta se produjo.

Con estos datos, la Fed estima que existen un 68% de posibilidades de que Estados Unidos entre en recesión.

Señales de problemas en el sector inmobiliario

El sector inmobiliario es uno de los que mayor peso tiene en la economía estadounidense, y es especialmente sensible frente a las recesiones.

Comenzó 2023 manteniendo la etapa expansiva, pero el ritmo de crecimiento ha sido menor del esperado. La subida de los tipos de interés, que también afecta a las hipotecas, ha producido una bajada de la demanda.

Con la pandemia, el precio de la vivienda llegó a subir un 45% pero, a medida que los tipos de interés se han incrementado, los precios han empezado a descender.

Expertos del sector afirman que, en el pasado, una caída en las perspectivas de inversión en inmuebles ha sido siempre el preludio de la recesión.

Los especialistas creen que se aproxima una fase de descenso significativo de los precios y de desplazamiento de la inversión hacia otros mercados.

Problemas en el mercado laboral

Otro de los signos que suelen alertar de la cercanía de una recesión es la destrucción de empleo. En Estados Unidos todavía no se ha llegado a este punto, pero el mercado laboral comienza a arrojar datos que los expertos consideran preocupantes.

En abril se crearon 253.000 puestos de trabajo. Sin embargo, la cantidad de ofertas de empleo se ha reducido un 15% en los últimos meses. Fenómeno que solo ha producido en los momentos iniciales de todas las recesiones por las que ha pasado el país.

Las solicitudes de paro han crecido un 25% en comparación interanual, y este es un factor que también se suele asociar con la entrada en recesión.

Los datos relacionados con el empleo tardan unos meses en hacerse público. De ahí que, para los expertos, la evolución mostrada hasta ahora por el mercado laboral implica que, posiblemente, la recesión ya ha comenzado, o lo hará a lo largo del verano.

El contagio a Europa

Al otro lado del Atlántico, desde la Unión Europea se mira con recelo lo que ocurre en la economía estadounidense. Porque el riesgo de «contagio» es bastante elevado.

Buena prueba de ello es que la caída de bancos en Estados Unidos también ha acabado causando en Europa las crisis de Credit Suisse y Deutsche Bank.

A pesar de que los datos no son buenos, no todos los expertos son pesimistas respecto a la situación. Algunos analistas consideran que la recesión llegará hacia final de año, pero que será algo episódico, como ocurrió en 2022.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -