viernes, enero 27, 2023
- Publicidad -

Cristiano Ronaldo o cuando la ley no es igual para todos

No te pierdas...

Cristiano Ronaldo se ha convertido en la nueva estrella de Arabia Saudí. Hace solo unas semanas se confirmó su fichaje por el Al-Nassr, un equipo que milita en la Primera División Saudí. Su marcha al país ha generado mucha polémica, sobre todo porque él mismo dijo que quería retirarse en el fútbol de élite y que nunca accedería a jugar en este tipo de clubes por una cuestión de valores.

No obstante, las motivaciones económicas han pesado mucho más. Ronaldo se embolsará alrededor de 200 millones de euros por temporada, por lo que se convertirá en el deportista mejor pagado del mundo. No obstante, no será el único beneficio para el portugués.

Tanto él como su familia ya se encuentran en Riad, ciudad en la que vivirán durante los próximos meses por un módico precio de 284.000 euros mensuales. Lo que llama especialmente la atención es que el estilo de vida tanto de Cristiano como de su pareja, Georgina, chocan radicalmente con las leyes del Reino.

En Arabia Saudí está totalmente prohibido que las parejas convivan sin estar casadas, de acuerdo con la Sharia —Ley Islámica—. Sin embargo, el país hará la vista gorda y permitirá que ambos vivan juntos sin estar casados. No es la única excepción que hacen, aunque sí ha sido la más mediática. Lo cierto es que Ronaldo, además de llegar como la gran estrella del Al-Nassr, lo hace con vistas a convertirse en el embajador deportivo de todo un país.

«Las leyes del reino todavía prohíben la convivencia sin un contrato de matrimonio, pero las autoridades han empezado recientemente a hacer la vista gorda y no persiguen a nadie, aunque estas leyes sí se utilizan cuando hay un problema o un delito», ha afirmado un abogado saudí a la agencia Efe.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Georgina Rodríguez (@georginagio)

 De la misma manera, por norma general, las mujeres tampoco tienen permitido acceder al país. Solo pueden conseguir un visado de entrada si son esposas, trabajadoras o familiares de primer grado de un hombre que resida en el país. «Las misiones diplomáticas no pueden otorgar un visado a una mujer sin un contrato de matrimonio, pero se hace la vista gorda», ha añadido el abogado.

No obstante, lo que sí tendrá que acatar Georgina es el estricto código de vestimenta que el país impone a las mujeres, además de las normas que se alejan por completo del estilo de vida que seguía en Europa. Ya no podrá vestir, al menos en público, escotes, vestidos ajustados ni transparencias. La única excepción, eso sí, es que no está obligada a utilizar la abaya, una túnica larga que cubre también la cabeza de las mujeres.

«Se ha visto ya a Georgina con una abaya y la cabeza más o menos tapada en un centro comercial por lo que en las redes sociales los saudíes elogian que respete las costumbres del lugar«, ha revelado el periodista árabe Marwan Atamnah en declaraciones a El Mundo.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -