domingo 12.07.2020
Nuevas formas de entender el amor

Las relaciones de pareja en la sociedad actual

En la sociedad moderna, la transformación cultural y social que se ha desarrollado e implantado en los últimos tiempos ha dado lugar a cambios bastante relevantes en la estructura de las familias, diversificando las posibilidades, y por lo tanto, también han influido en el comportamiento y los tipos posibles en las relaciones de pareja

Las relaciones de pareja en la sociedad actual

El concepto de pareja tradicional ha ido perdiendo posiciones para que en su lugar aparezcan nuevas formas de relación y nuevas forma de entender el amor. Por un lado, el culto al cuerpo y a la imagen ha propiciado que una parte de la sociedad, sobre todo los más jóvenes, centren sus búsquedas en el placer y en las sensaciones intensas, dando de lado la búsqueda del compromiso con relaciones de pareja más estables.

En otras palabras, nuestra sociedad prefiere sensaciones más vívidas, aunque pasajeras, al compromiso, y el método más fácil para conseguirlas es ser atractivos en el plano visual, potenciando el cuidado de la imagen con maquillaje, la forma de vestir y horas de gimnasio para conseguir un cuerpo escultural.

De este modo se resalta y destaca el plano visual y el sexual frente a todos los demás. Es una actitud muy extendida entre los jóvenes, pero a veces esta exaltación excesiva les lleva a grandes confusiones si no han recibido una buena educación y orientación en el terreno sexual.

Por ejemplo, los mitos del orgasmo hacen grandes mellas en jóvenes con poca experiencia que se crean unas expectativas demasiado altas sobre lo que debe ser un encuentro sexual, apareciendo términos que les atormentan, como dar la talla y otras relacionadas. 

Desde el punto de vista de la Psicología y mitos sobre el orgasmo, estas ideas erróneas e infundadas pueden generar angustia e inseguridad que a veces son tratadas en la etapa de adultos con terapia sexual, pero que tuvieron su origen en la adolescencia, una etapa delicada de descubrimiento donde todas las sensaciones se magnifican y en la que la opinión que nuestros iguales tengan de nosotros es sumamente importante.

Por otro lado, el carácter efímero de las relaciones está basado en su propia naturaleza, ya que cuando todo el peso de las relaciones se basan exclusivamente en el plano físico, sin haber lazos más profundos de unión, la relación no puede ser duradera, ya que está condicionada a la intensidad de las sensaciones que cada cual es capaz de sentir, y cuando empiecen a decaer, la relación se extinguirá y ambos componentes buscarán nuevas experiencias.

En este sentido, tener relaciones basadas en el plano sensorial es bastante fácil, pero su duración es bastante fugaz, lo realmente complicado viene cuando queremos buscar un compañero de vida.

                ¿Qué necesita una relación duradera para funcionar?

Los ingredientes para que se lleguen a establecer relaciones duraderas son la confianza y los sentimientos profundos, entre los que podemos incluir el cuidado, el amor, el afecto, la complicidad… donde haya cabida para el respeto y la admiración por los valores de la otra persona, así como para la aceptación de sus defectos.

Estos sentimientos, muy al contrario de los que ocurren con las sensaciones más superficiales, van creciendo con el tiempo y toman cada vez más fuerza, consolidando la relación de pareja.

Como bien saben desde el Centro de Psicología Aquiles, psicólogo en vecindario de confianza para realizar cualquier consulta de psicología y Relación de pareja, aunque existan muchos modelos de pareja y muchas formas distintas de entender el amor totalmente válidas, son estos sentimientos más profundos y sinceros los que hacen que la relación sea duradera. No importa si hay baches o malas rachas, todo se puede superar si hay una base sólida y ambas partes están seguros de sus sentimientos por el otro y se eligen cada día para construir un futuro juntos.

Llegados a este punto, cabe decir que es sumamente importante que la pareja establezca un proyecto de vida en común, que tengan un plan que les una, unas expectativas y que trabajen para conseguirlas codo con codo. Factores como el deseo o no de formar una familia y tener hijos en común deben ser tratados con total sinceridad, pues el hecho de no estar de acuerdo en este aspecto de vital importancia pueda dar lugar a rupturas muy dolorosas, donde una de las partes se sienta engañada o decepcionada.

La sinceridad es el pilar sobre el que cualquier relación duradera debe asentarse y crecer, ya sea en el ámbito personal, el amor o las relaciones entre amigos, e incluso en el laboral.

                Las relaciones de larga duración aún son posibles

El ritmo de vida tan frenético que llevamos es uno de los principales problemas a la hora de establecer relaciones duraderas donde se establezca un diálogo y una comunicación verdadera, sincera y profunda, donde ambas partes expresen con libertad lo que sienten y lleguen a conocerse realmente. Pero para que esto llegue a suceder, se necesita espacio, tiempo y la suficiente paciencia para permitir que este proceso se complete.

Hoy en día vivimos en un marco social que nos permite elegir con mayor libertad cómo vivir, sin las censuras de antaño en cuanto al concepto de pareja y de familia convencional. Pero esta libertad del individuo no está reñida con el amor, ya que si bien es cierto que hay una mayor posibilidad de elección, hay quien elige libremente enamorarse y entregarse completamente a otra persona.

Es cierto que no a todo el mundo le interesa, pero aquel que decide comprometerse lo hace libremente y esto le aporta un valor añadido a hacerlo simplemente por una imposición social o por no ser aceptado socialmente, como ocurría antiguamente.

El amor es un compromiso que requiere, en primer lugar, de la voluntad de ambas personas para implicarse en una relación que pretenden que sea duradera, sin fecha de caducidad. El amor es mucho más que un conjunto de sensaciones, es mucho más profundo y requiere de esfuerzo para asumir el compromiso.

Aunque pueda parecer que estos valores han perdido peso en la sociedad, en realidad también han pedido a su vez mucho de la hipocresía de antaño, pues cada cual elige su forma de vida libremente sin necesidad de engañar a nadie o de ocultar sus gustos y preferencias a la hora de vivir su vida.

En este sentido, las relaciones que se establecen con el objetivo de ser duraderas son mucho más sinceras, pues no provienen de una imposición social, sino de la libre elección de ambos protagonistas de formar una historia de amor única y particular, como cada una de las historias que se escriben en la vida.