lunes 30.03.2020
Ocio

Airsoft, algo más que un juego, algo más que un deporte

Hay un juego que combina a la perfección el ejercicio físico con la estrategia mental. Un juego que requiere de todas las habilidades de los jugadores para poder ganar. Un juego que gana adeptos a diario, por excitante, emocionante y divertido. Un juego envolvente que no tiene equivalente alguno. Hablamos de los juegos de guerra, las simulaciones militares del airsoft

Airsoft, algo más que un juego, algo más que un deporte
Airsoft, algo más que un juego, algo más que un deporte

Efectivamente, en estos juegos deportivos cada una de las habilidades personales de los jugadores pueden ser útiles en algún momento de la partida, ya que el airsoft no es solo un juego para pegarse tiros unos a otros.

Para ganar a este juego se necesita mente fría, desarrollo de estrategias, capacidad rápida de elección y de decisión, ser hábil con las manos, fuerte con los brazos, tener fondo y reflejos rápidos. Ser inteligente y tener una buena capacidad de adaptación a los diferentes medios donde se combate, se necesita contener el aliento y mantener el silencio. Hay que saber trabajar en equipo y tener capacidad de sacrificio.

Todos los valores y emociones de una confrontación bélica, sin ningún aspecto negativo de ella. Un juego de guerra que se practica principalmente en dos tipos de escenarios: en campos abiertos para jugar a largas distancias o a cortas distancias y dentro de edificios, naves abandonadas o recintos creados especialmente para jugar.

Dependiendo de las distancias, se podrán usar un tipo u otro de réplicas, dependiendo de la potencia que tengan.

Aspectos legales para jugar al airsoft

En el mundo de las partidas de airsoft son muchos los tipos de réplicas que se pueden utilizar. Podemos categorizarlas según su tamaño, ya sean de mano, como las pistolas, o armas grandes, como rifles, fusiles y escopetas.

Cada una de ellas suele ser poseedora de su propio maletin armas, pues son necesarios e imprescindibles para un mantenimiento y una protección adecuadas de las armas. Además, según la normativa vigente, el transporte de réplicas de airsoft solo se podrá hacer mediante el uso de fundas o maletines rígidos o flexibles destinados a tal cometido. Está por tanto prohibido transportar las réplicas en bolsas deportivas o cualquier otro equipamiento no destinado específicamente para el transporte de armas airsoft.

Por esto existe el modelo de maletín de arma corta y el maletín de arma larga, para que se transporten cada uno en su lugar correspondiente, de manera legal, siendo al mismo tiempo muy estéticos y atractivos, y ejerciendo su principal labor, que es la de mantener y proteger el arma en cuestión.

Además, el resto de complementos, como cargadores, munición, baterías, protecciones… no deben ir dentro de la misma funda con la que se transporta el arma, sino que deben llevarse en otros elementos destinados al transporte.

Las fundas acolchadas son las que más aceptación tienen entre los usuarios. La parte externa es de polímero, mientras que la interna está acolchada con diferentes compartimentos para también poder llevar encima la documentación de la réplica.

Y es que la tenencia y uso de pistolas de paintball o de airsoft requieren la obtención de una tarjeta de armas municipal. En la sentencia de fecha 20 de noviembre de 2015, se avala la inclusión de estas armas lúdico-deportivas, como las pistolas de paintball y de “airsoft”, entre las categorías de armas reguladas por el Reglamento de armas, por lo que se hace necesaria la obtención de la tarjeta de armas.

La obtención de esta tarjeta está sometida a unos requisitos menos rigurosos que la licencias de armas y es concedida por los alcaldes de los municipios en los que se encuentren

avencindados o residiendo los solicitantes, teniendo una validez limitada a los respectivos términos municipales.

Reglas para jugar al airsoft

Un juego para todo tipo de público, siempre que sea mayor de 16 años y se cumplan con unas mínimas normas de comportamiento y de seguridad, como la obligatoriedad de proteger los ojos durante todo el juego.

El resto de normas deben ser respetadas al máximo; un impacto en cualquier parte del cuerpo, de la vestimenta o impacto en el arma, se considera eliminado. El jugador al que le haya impactado una o varias bolas se dirigirá a la "Zona de Muertos", que la organización le indique, y esperará a que se reinicie una nueva partida.

Se prohíbe asomar únicamente la réplica para disparar al equipo contrario, siempre hay que

ver donde se está disparando. Así mismo, la distancia mínima de disparo es de 5 metros. A distancias menores de 5 metros, se establece la eliminación por "foto", se le dirá al oponente "foto" y no se disparará.

Mientras las partidas estén en desarrollo no estará permitido a los jugadores eliminados disparar en la “zona de muertos” ni hablar con jugadores que están activos en las partidas.

Siempre se respetará el entorno, sin causar ningún tipo de deterioro, por el bien de las siguientes partidas y de la propia naturaleza. Queda prohibido mover el mobiliario, abrir ventanas o puerta, maderas o sacos, tanto de las viviendas como del terreno, los obstáculos están colocados por la organización estratégicamente respetando las distancias de seguridad.

Prohibido fumar y prohibido disparar la réplica en las instalaciones fuera de la zona de juego.

Y la regla fundamental: divertirse al máximo.

Comentarios