Lunes 19.11.2018
MIL PALABRAS CON LIBER

Manuel Robles: ''Soy hijo del silencio''

El alcalde de Fuenlabrada es el guardián de las esencias del municipalismo socialista madrileño. También un hombre que se reparte igualitariamente con su mujer la tarea de llevar a los nietos al colegio. Así es, en 1.000 palabras, el presidente del Partido Socialista en Madrid

Manuel Robles durante la entrevista. | Rubén Caballero
Manuel Robles durante la entrevista. | Rubén Caballero

Entras en Fuenlabrada y lo primero que sorprende es la cantidad de centros públicos que tiene esta ciudad. Cuando se lo preguntas a su alcalde, orgulloso, te contesta que están los centros construidos por el Ayuntamiento y otros que ya estaban, porque en Fuenlabrada lo reciclan todo, tanto que el antiguo Ayuntamiento es hoy un centro para jóvenes.

Robles cumplió 63 años el 16 de Enero, es menudo, con mirada clara y decidida, es un hombre enamorado de su trabajo, de su ciudad y de su partido.

Nada más empezar la entrevista advirtió que él no es de respuestas cortas. Y es verdad, en cada respuesta no puede evitar hacer una alabanza al municipalismo del que es un gran defensor.

Robles es un hombre de izquierdas, no le viene de ayer, lo suyo ha sido forjado en el socialismo. Dice que es “hijo del silencio”: su padre fue condenado tres veces a muerte. Fue tal el terror del franquismo que nunca les contó nada a sus hijos; fue su madre quien les explicó lo dura que es la lucha por la libertad y la democracia.

Es alcalde de Fuenlabrada y presidente del Partido Socialista en Madrid; es miembro de la Ejecutiva de la Federación de Municipios de Madrid (FMM) y en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en ella es vicepresidente de la Comisión de Hacienda y Financiación Local, miembro de la Junta de Gobierno y de la Comisión Especial de Cuentas y Contrataciones.

Se forjó en su sindicato, la UGT desde 1975. Fundo UGT en su empresa Hauser y Menet SA en 1976. Desde que llegó a Fuenlabrada siempre estuvo en la lucha por la educación pública y fue concejal del ramo el 1 de agosto de 1984. En la entrevista que le hizo Marina García Rico, explica con pasión como avanzan las políticas de educación en su municipio.

Fue un claro opositor a la entrada de España en la OTAN y un precursor de la lucha contra los desahucios. Es Alcalde de un municipio con las cuentas saneadas, que siempre ha contado con la participación del PCE e IU en su gobierno, porque entiende la pluralidad de la izquierda y añade que en Fuenlabrada no se puede ser cargo público del Partido Socialista si no vienes del movimiento social organizado.

Considera que los proyectos individuales dejan de tener legitimidad cuando se colocan por encima de los colectivos. Que es necesaria la fuerza de la izquierda para que se desarrollen políticas públicas para la mayoría y hoy hay compañeros y compañeras en la izquierda que no lo ponen nada fácil.

Manuel Robles es un hombre tranquilo que encuentra su forma de desconectar de sus tareas diarias en algo que hoy hacen casi todos los abuelos de este país, se reparte con su mujer la tarea de llevar a los nietos al colegio. Y como él dice ahí desconectas o te desconectan.

-¿Qué opinas de los que dicen que ya no valen los partidos, que ya no hay ni izquierda ni derecha, que no vale la Constitución y que no sirvió para nada la transición?

-No comparto nada de todo eso. La esencia de una sociedad democrática y articulada se sustenta en los partidos. También hay otras formas de participar como son los movimientos ciudadanos, la sociedad articulada, los sindicatos. Y dentro de eso están las ideologías: la izquierda y la derecha, no representamos ni lo mismo ni a los mismos.

Tenemos una Constitución que fue objeto del consenso de todas las fuerzas políticas tras la muerte del dictador y que ha sido una herramienta muy útil para el desarrollo de este país. Ha sido y es una buena herramienta como marco de nuestro progreso. Esa crítica feroz es muy injusta con la gente que luchamos por la libertad y la democracia. Esto no significa que no se tenga que reformar y adaptar a los cambios que vivimos, tanto sociales como territoriales.

-¿Ha caído el PSOE en esa nueva reflexión donde la experiencia ya no vale y todo se lleva a lo nuevo y lo viejo?

-Ese es un riesgo que existe en nuestra sociedad, no sólo en el ámbito político, también en el laboral. Hoy, hay gente que tiene más de 45 o 50 años a la que le cuesta mucho encontrar trabajo y los partidos son un reflejo de por donde discurre la sociedad.

Soy partidario de que los partidos tengan un acuerdo intergeneracional, que llegue al liderazgo el que sea más útil. Pero, la experiencia se entiende muchas veces como conservadurismo y no es verdad, incluso todo lo contrario. Hoy se premia el cuanto más joven mejor, y eso no ayuda en muchos de los problemas que tenemos que resolver. Y ese reflejo de la sociedad también ha impregnado al PSOE, a mi me parece muy mal que se deje de lado a gente con una brillantez política espléndida por la edad que pueda tener.

Creo que a esto también han contribuido los medios de comunicación, que también han jugado a lo viejo y lo nuevo. Se confunde, muchas veces, la necesaria renovación con poner a jóvenes en lugar de otras personas.

-¿Qué es la Izquierda?

-La izquierda es Justicia Social.

-Dime un nombre.

-Olof Palme.

-Una Definición.

-Solidaridad.

-Un deseo.

-Que gane la Izquierda.

-Una propuesta.

-Que gobernemos desde la Izquierda.

 

Comentarios