viernes 24/9/21
SANZ ROLDÁN SE JUEGA SU RENOVACIÓN

El Rey visitó en secreto el CNI un mes antes de su abdicación

Fue un encuentro tan discreto, que ni siquiera los escoltas del monarca pudieron pasar a las dependencias del director, el general Sanz Roldán. El director del CNI se juega en estos días su renovación o cese en el cargo

El Rey Juan Carlos visitó un sábado con discreta escolta el CNI.

El Rey acudió, con escolta mínima, un sábado por la tarde del pasado mes de abril, a la sede del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en la Cuesta de las Perdices, junto a la A-6, para un encuentro secreto con el director del CNI, el general Félix Sanz Roldán. Ni siquiera los escoltas pudieron acceder a la zona privada del zar de los servicios secretos españoles. En Zarzuela no extrañó tanto la visita al jefe de los espías, como el alto secreto con que se llevó a cabo. Poco más de un mes después el Rey comunicó su abdicación. Por su lado, Sanz Roldán se está jugando estos días la renovación de su mandato, que expira el 2 de julio. Y juega fuerte.

Pocos directores del CNI han entendido el poder discreto del espionaje en la vida política española como el general de Ejército Félix Sanz Roldán, de 69 años. Se trata de uno de los generales más políticos de la historia reciente, hasta el punto que consiguió que Rodríguez Zapatero creara una secretaría de Estado en La Moncloa a medida (para la Presidencia Española de la UE), en el interregno que pasó entre el cargo de Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y el CNI. Roldán, que orgánicamente ha pasado de depender de Defensa a hacerlo de Presidencia, ha mantenido una relación de colaboración con el Rey en los últimos años, los más complicados del reinado de Juan Carlos I.

Un grupo operativo del CNI se encargó, por ejemplo, de dar custodia a Corinna Zu-Sayn Wittgenstein durante su estancia en Madrid, cuando vivía en unas dependencias dentro del Complejo de La Zarzuela. Estos agentes, apoyados por operativos de la Guardia Civil destinados en la Casa Real, escoltaban y preparaban las rutas de la princesa alemana en Madrid. Y también pasaban informes al director del CNI y al Rey de los movimientos de la amiga de Juan Carlos de Borbón.

Además, un equipo del CNI se encargó igualmente de controlar el correo electrónico de Iñaki Urdangarin durante su etapa en Nóos, según ha reconocido él mismo ante el juez. El CNI, sus medios y su información, ha sido clave para muchos movimientos del Rey, también para sus labores de influencia internacional a favor de proyectos españoles.

Félix Sanz es quizás uno de los hombres que mejor entienden los resortes del poder. A pesar de su cercanía a Rodríguez Zapatero y parte de su equipo –no a Carme Chacón, que quería una mujer joven catalana en su puesto–, supo encajar con el nuevo Gobierno –a pesar de que estaba muy fríamente relacionado con Rajoy– y acercarse a Soraya Sáenz de Santamaría, su nueva jefa. Pero siempre ha intentado hacerse ver como un hombre del Rey. Fuentes de la Zarzuela no consideran que Sanz Roldán sea uno de los amigos del Rey, aunque está claro que el volumen de información y las misiones que ha desempeñado su organismo, han producido complicidad. En ese marco se interpreta el encuentro secreto de abril entre el Rey y el director del CNI.

Consiguió hacerse un hombre de Zapatero, aunque Carme Chacón quería una mujer catalana en su puesto

El Rey ha abdicado y Sanz Roldán se enfrenta a su renovación o cese al frente del CNI, ya que por ley su mandato acaba el 2 de julio. Al tratarse de un militar con extrema habilidad en el manejo de los medios, muchas fuentes creen que se está "trabajando a fondo su renovación". En ese contexto se atribuye la ensalada de nombres que están apareciendo filtrados a algunos medios, como una forma de colocarlos fuera de la terna de posible sustitutos. "Así sucedió cuando llegó Rajoy al Gobierno –explica una fuente del aparato de Defensa del PP–, montó tal lío de nombres atribuyéndolos a corrientes dentro del PP, que la mejor solución era que siguiera él". Esta fuente atribuye una enorme capacidad de movimiento en la sombra al jefe de los espías, "algo que le es propio por su función, pero que recuerda un poco a Edgar Hoover".

Pedro Argüelles, secretario de Estado de Defensa y el miembro del Gobierno más rico según su propia declaración de intereses, aparece como uno de los mejor colocados para sustituir a Sanz Roldán, aunque fuentes de Defensa muestran su extrañeza con este posible movimiento. La más clara candidata es Beatriz Méndez de Vigo, secretaria General del CNI y hermana de Íñigo, secretario de Estado para la Unión Europea. Antigua colaboradora de Sáenz de Santamaría, lleva años como funcionaria del Centro. Sin embargo, pocos ven a Sanz Roldán, de 69 años, retirado y paseando las tardes al sol como un jubilado por Uclés (Cuenca), su localidad natal.

Comentarios