sábado 06.06.2020

'Up in the Air': el reverso patético de un triunfador llamado George Clooney

Tras una comedia sobre el embarazo no deseado en Juno, Jason Reitman vuelve con Up in the Air, cinta en la que cuartea el maquillaje de un triunfador con el rostro de George Clooney y que acaba de ser premiada con el Globo de Oro al mejor guión. El protagonista Ryan es, inicialmente, una síntesis de lo que la sociedad actual demanda: atractivo, inteligente e independiente. Sus pequeños placeres son compactar su equipaje en el menor espacio posible y sumar puntos en las tarjetas de fidelización de las aerolíneas mientras que aspira a una felicidad aséptica.

El filme Up in the Air, que llegará el viernes a las pantallas españolas y fue en realidad el primer guión escrito por Jason Reitman, se ha beneficiado del contexto económico actual, pues es la historia de Ryan, un hombre cuyo trabajo consiste en pronunciar, con cara amable, la incómoda frase de "estás despedido".

"Siempre tuve a George Clooney en mente, incluso cuando parecía imposible. Tienes que ser muy encantador para interpretar a alguien que despide a la gente, y no hay nadie más encantador que él", asegura el director canadiense a Efe en una entrevista. Ryan es, inicialmente, una síntesis de lo que la sociedad actual demanda: atractivo, inteligente e independiente. Sus pequeños placeres son compactar su equipaje en el menor espacio posible y sumar puntos en las tarjetas de fidelización de las aerolíneas. Aspira a una felicidad aséptica.

"Es la manera en la que yo he vivido, siempre alrededor de aviones y aeropuertos. Es una opción perfectamente respetable", explica el cineasta estadounidense, quien, en cambio, propone a su personaje una epifanía: "Debe volver a los valores de las conexiones humanas". Esa epifanía le llegó también a su director mientras preparaba el guión. "Mi vida afectó completamente al rumbo de la película. Cuando empecé a escribir esta película, vivía solo en un apartamento y quería hacer una sátira. En seis años todo ha cambiado: tengo mujer, hija e hipoteca. Mi vida tiene un peso real", asegura.

Al protagonista de Up in the Air le sucede lo mismo cuando en su empresa comienzan a proliferar los despidos por videoconferencia, que tienen como abanderada, además, a una ambiciosa joven de valores tradicionales interpretada brillantemente por Anna Kendrick. Entonces, Up in the Air da un giro radical. "Es lo opuesto a una historia de Frank Capra: empieza de manera amable y acaba de manera perversa". A Ryan se le desploma el ideario. Comienza a pesarle la maleta vacía.

Crisis en tono de humor

Inspirado por Hal Ashby, Preston Sturges o Alexander Payne, Reitman cultiva también el regusto amargo de la carcajada. "No creo que mis películas sean clasificables en géneros. Me gustan los directores que usan la comedia y el drama como técnicas para llevar al público adonde quieren", argumenta. En Up in the Air, barniza su cine de actualidad gracias, por un lado, al uso de las tecnologías. Por otro, a la crisis económica.

"Muchas de las conversaciones de este film son a través de las nuevas tecnologías, que nos hacen pensar en la cercanía cuando realmente ésta no existe. ¿Cuántos de esos amigos de Facebook hablan contigo cara a cara?", se pregunta el director que, por otro lado, triunfó apoyado con el guión de la bloguera Diablo Cody en Juno. En cuanto a la crisis, asegura: "Nunca me habría imaginado que la película estaba reflejando la recesión que sucedería. Tuve que quitar algunas bromas que ahora serían de mal gusto. Pero, insisto, es una película sobre las conexiones entre personas. Yo no soy Michael Moore".

Y así, Ryan empieza a descubrir, también a través de una atractiva mujer interpretada por Vera Farmiga que resulta ser la horma de su zapato, los riesgos de esa dependencia de su propia independencia. "Hay mucha gente que, hoy día, considera los sentimientos como una carga", explica.

Hijo del también cineasta Ivan Reitman, Jason pisó un plató por primera vez a los 11 días de vida. A sus 32 años, Reitman fue galardonado anoche con el Globos de Oro al mejor guión, escrito a cuatro manos con Sheldon Turner, y quizá podría subir este año al escenario de Kodak Theatre, en una edición para la que también suena otra película cuyo título empieza igual: Up, la cinta de animación de Disney. "Siempre es mejor que haya dos películas con up(arriba) en el título que con 'down'(abajo)", bromea Reitman, que ya tiene nuevo proyecto: la adaptación de la novela de Joyce Maynard Labor Day.



'Up in the Air': el reverso patético de un triunfador llamado George Clooney