Miércoles 19.06.2019
Los militares reivindican su equiparación

“No puede ser que un agente raso cobre 500 euros más que un oficial de las Fuerzas Armadas”

La asociación mayoritaria de militares, ASFASPRO, reivindica salarios “dignos y justos” y recuerda que llevan pidiendo mejoras en sus retribuciones mucho antes de las negociaciones de Policía Nacional y Guardia Civil con el Ministerio del Interior

ASFASPRO critica también las difíciles condiciones de ascenso de los suboficiales. | Imagen EMAD
ASFASPRO critica también las difíciles condiciones de ascenso de los suboficiales. | Imagen EMAD

“Nos hemos quedado colgados. Necesitamos un sistema retributivo justo, digno y proporcionado”. Así ha recordado el presidente de la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO), Miquel Peñarroya, la situación salarial en la que se encuentran los militares, especialmente tras el mediático acuerdo anunciado entre el Ministerio del Interior y las asociaciones de Policías y Guardia Civil.

“No puede ser que un agente raso cobre más que un oficial de las Fuerzas Armadas”, ha dicho Peñarroya, que calcula que tras la equiparación anunciada por el Gobierno un policía nacional o un guardia civil rasos cobrarán de media 500 euros más que un oficial de las FAS y hasta 1.200 más que un soldado raso. “Esto afecta también a la llamada ‘cultura de Defensa’: estamos diciendo a la sociedad que nuestros militares valen menos”.

La comparación salarial entre distintas escalas de los cuerpos policiales y militares arroja unas cifras “llamativas”. “Existe una diferencia de más de 4.500 euros anuales entre un teniente de las Fuerzas Armadas y un teniente de la Guardia Civil o un inspector de Policía”, todo ello, cuando “aún no se ha materializado el aumento de sueldo” que se ha anunciado en el pacto con Interior que, por otra parte, les “parece muy bien”.

En el caso de los suboficiales, las cifras son también amplias: un subinspector de la Policía Nacional cobra más de 4.000 euros al año más que un sargento de las Fuerzas Armadas, cuando cuentan con “una formación menor y una menor responsabilidad”, ha apuntado el presidente de ASFASPRO en un desayuno informativo con los medios de comunicación. Esta diferencia asciende a 2.700 euros con un sargento de la guardia civil.

Sin embargo, la diferencia más acusada está en el escalafón inferior: un cabo primero permanente, “que ha tenido que pasar una oposición”, cobraría 5.400 euros menos al año que sus homólogos de la Guardia Civil y la Policía Nacional. “No podemos seguir callados y hacer que todo esta bien cuando no lo está”, ha dicho el presidente de ASFASPRO.

Reivindicación histórica

“Da la impresión de que todos estamos pidiendo ahora la equiparación salarial. Nosotros lo llevamos haciendo mucho tiempo”, ha recordado Peñarroya. “Arrastramos una inercia en la que los militares estaban callados”, pero las cosas ya no son así, más aún cuando se ha constatado que las retribuciones de personal militar están “a la cola de los empleados públicos”. Mucho más aún si se tienen en cuenta “las condiciones de trabajo de los militares y sus familias”, que tienen una disponibilidad permanente para el servicio, movilidad geográfica, participación en misiones internacionales, etc.

Desde la asociación, valoran que la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, haya mostrado “más interés que su predecesor” en los asuntos que afectan al personal militar, pero el problema está en que “la Administración no se acaba de acostumbrar a que su personal tenga voz”.

Diferencias en la promoción

La asociación militar mayoritaria, que en diciembre de 2017 contaba con 4.015 afiliados -mayoritariamente suboficiales-, ha criticado también las fórmulas de promoción interna entre las escalas. “La promoción es inexistente”, ha dicho el presidente de ASFASPRO. “Nos encontramos con una tapia en nuestra carrera militar” y lo que piden es que se valore el “esfuerzo y el trabajo”. “No queremos que nos regalen nada. Creemos que el trabajo y el esfuerzo es la mejor manera de promocionar”, ha dicho.

Sin embargo, en la actualidad las barreras para ascender no tienen en cuenta estos aspectos. Hoy por hoy, “para pasar de sargento de transmisiones a teniente, no me convalidan más que la gimnasia”, ha denunciado Peñarroya.

En este caso, ASFASPRO también ha analizado los datos comparativos con Policía Nacional y Guardia Civil. De los años 2010 a 2016, han promocionado 948 subinspectores del cuerpo Nacional de Policía (de 5.600 efectivos), 560 suboficiales del cuerpo de la Guardia Civil (de 6.600 efectivos) y tan solo 211 suboficiales de las Fuerzas Armadas (de un total de 28.000 efectivos). “Los únicos descolgados son los suboficiales de las Fuerzas Armadas”, ha zanjado Peñarroya.

“No puede ser que un agente raso cobre 500 euros más que un oficial de las Fuerzas...

Comentarios