lunes 06.04.2020

Brufau logra que el consejo respalde su gestión sin el apoyo de Sacyr Vallehermoso

Los tres representantes de Sacyr Vallehermoso en el consejo de administración de Repsol YPF rehusaron ayer asistir a la reunión convocada para ratificar en la presidencia de la petrolera a Antonio Brufau, que sí logró el apoyo unánime del resto de consejeros. Con este movimiento, inesperado por el mercado, el presidente del grupo constructor, máximo accionista de la energética con el 20,01%, Luis del Rivero, apoyado por los consejeros Luis Abelló y Luis Manuel Loureda, escenificó las discrepancias que desde hace meses mantiene con la gestión de Brufau.

Según informaron fuentes del sector, la decisión de Sacyr de no acudir a la reunión del máximo organismo de dirección de Repsol fue adoptada por "unanimidad" por el consejo de administración del grupo constructor por entender que las formas y la premura con las que fue convocado no son las correctas.

Al consejo si asistieron personalmente los dos representantes de La Caixa, el segundo mayor accionista de Repsol YPF con un 14,21% de su capital, Isidre Fainé y Juan María Nin.

El pasado miércoles, Brufau convocó con carácter extraordinario al consejo después de que varios medios publicaran que Sacyr y La Caixa estudiaban las posibilidad de buscar un nuevo presidente para Repsol por desacuerdos con la gestión actual de la petrolera.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Repsol informó de que el consejo de administración contó con la participación de todos sus miembros a excepción de Del Rivero, Abelló y Loureda.

Los trece miembros del consejo que acudieron al encuentro, ocho de ellos independientes, uno de los cuales participó vía representación por estar en Brasil, acordaron por unanimidad ratificar la gestión de Brufau y confirmarle "plenamente" en sus funciones, así como apoyar la gestión del Plan Estratégico de la compañía.

También por unanimidad, acordaron rechazar "cuantas actuaciones pretendan desestabilizar la gestión" de Repsol, así como recordar el carácter imperativo de los principios de Gobierno Corporativo asumidos por la compañía.

Brufau sometió su gestión a la valoración de los miembros del consejo de la petrolera con el fin de que sus máximos accionistas pusieran sobre la mesa posibles discrepancias con sus decisiones, por el momento manifestadas a través de la prensa.

De hecho, hasta ahora, todos los acuerdos adoptados en el seno del consejo, formado por 16 miembros, han sido por unanimidad, incluso cuando aprobó recortar el dividendo a cuenta del 2009 en un 19%.

Esta decisión, adoptada el 25 de noviembre del 2009, estuvo precedida de gran polémica en los medios de comunicación, que en algunos casos apuntaban a que Sacyr Vallehermoso, acuciado por la deuda que soporta principalmente por haber entrado en Repsol, reclamaba a la petrolera mantener o aumentar la retribución al accionista.

Desde entonces, parecía que la calma se había instaurado en el seno de Repsol, una situación que tras la decisión de ayer de Sacyr se torna en incógnita.

Con anterioridad al consejo, expresaron su apoyo a la gestión de Brufau el grupo Petersen, socio de Repsol en la petrolera argentina YPF; la Asociación Española de Accionistas Minoritarios, y los sindicatos.

Del Rivero ha manifestado públicamente estar en desacuerdo con algunas de las decisiones de Brufau, quien, a su vez, ha afirmado que el Plan Estratégico de Repsol es la "Biblia" y, por tanto, debe ser respetado al máximo.

Entre estas decisiones objeto de disputa, estarían las recortar un 19% el dividendo a cuenta, no vender la argentina YPF a pesar de haber recibido ofertas por parte de compañías chinas, mantener millonarias inversiones a pesar de la crisis o no deshacerse de activos no estratégicos para rentabilizar la empresa.

Brufau logra que el consejo respalde su gestión sin el apoyo de Sacyr Vallehermoso