sábado 28.03.2020

Los analistas avalan la gestión de Brufau pero advierten aún cierta incertidumbre en Repsol

Repsol mantiene todavía cierta incertidumbre sobre su futuro inmediato por el enfrentamiento de su principal accionista, Sacyr Vallehermoso, con el presidente de la petrolera, Antonio Brufau, según los analistas consultados por Efe, que coincidieron en avalar la gestión de este último. La ausencia de los tres representantes de Sacyr en Repsol (sobre un total de dieciséis consejeros) en el Consejo celebrado el pasado viernes para ratificar la gestión de Brufau ha puesto "en evidencia" la existencia de un "enfrentamiento" entre el presidente de la petrolera y el de Sacyr, Luis del Rivero, quien ha mostrado su desacuerdo con el recorte del dividendo.

En opinión de los analistas, hay que valorar el apoyo de La Caixa -segundo accionista de Repsol, con una participación del 14,21 por ciento-, pero consideran que la discrepancia de Sacyr, que controla el 20,01, puede suponer un elemento desestabilizador.

La directora de análisis de Renta 4, Natalia Aguirre, consideró que el resultado del Consejo extraordinario del pasado viernes permite a Brufau "ganar un poco de tiempo" y "eliminar un poco de incertidumbre a cortísimo plazo", al haber logrado el respaldo del 80 por ciento del capital, pero subrayó que "es evidente que hay mucha tensión en el accionariado".

"No es bueno que haya disensiones tan fuertes en un accionariado" y la compañía atraviesa una "situación muy difícil" por aparecer "todos los días en las portadas" de los periódicos por sus problemas internos.

Aguirre opinó que lo mejor que podría ocurrir es que Repsol registrara una "entrada fuerte de caja" con la venta de "activos no estratégicos" para poder mejorar la remuneración a los accionistas, tal y como pretende Sacyr, y así "apaciguar los ánimos".

La petrolera podría obtener estos recursos con la venta parcial de su filial argentina, YPF, de la que controla el 85 por ciento, pero la experta subrayó que la desinversión debe hacerse a un "precio razonable" para "no malvender y descapitalizar" la empresa.

David Cortina, de Banif, consideró que la situación interna de Repsol puede generar "ciertas dudas e incertidumbre para el valor y la compañía, algo que no es bueno", si bien matizó que, por ahora, "el mercado no está dando una importancia elevada" a la existencia de "intereses contrapuestos" entre la petrolera y su principal accionista.

Desde su punto de vista, recortar el dividendo antes que desinvertir en un "mal momento" ha sido la "mejor decisión" que ha podido tomar Brufau en la gestión de Repsol.

"Lo importante es que Repsol pueda ganar tiempo para vender los activos más adelante, quizás dentro de un año o dos, a un mejor precio" del que podría obtener ahora, indicó Cortina.

Apoyo positivo de La Caixa

Asimismo, consideró que Sacyr podría deshacerse en un futuro de su participación en Repsol si la cotización de la petrolera se recuperara, de modo que pudiera evitar sufrir minusvalías.

Sonia Ruiz, de Caja Madrid Bolsa, afirmó que "lo más positivo" es el "apoyo manifiesto" de La Caixa a la gestión de Brufau, quien podrá "seguir gestionando la compañía más o menos incómodamente" por la "enemistad" entre los presidentes de la petrolera y de Sacyr.

Ruiz hizo referencia a los deseos de Repsol de desinvertir en YPF, pero advirtió de que la venta "no es tan fácil" en estos momentos y "puede llevar su tiempo".

Desde Intermoney Valores, Álvaro Navarro resaltó que la ausencia de Sacyr en el Consejo de Repsol ha evidenciado un "enfrentamiento" que podría precipitar nuevos "movimientos" en los próximos meses, que, a su juicio, podrían ir "en muchas direcciones".

Navarro consideró que la gestión de Brufau ha sido "adecuada", si bien subrayó que para Repsol "no es la mejor situación" que su principal accionista "discrepe" de una manera tan abierta.

Los expertos consultados por Efe prefirieron no pronunciarse ante la posibilidad de mediación del ministro de Industria, Miguel Sebastián, quien hoy dijo que está "abierto" a esta posibilidad si se le solicita desde la petrolera, y se limitaron a recordar que Repsol es una "empresa privada". Repsol fue hoy el cuarto valor más negociado en la bolsa española, con el intercambio de 3,84 millones de títulos, equivalentes a un importe de 70,84 millones de euros.

Las acciones de la petrolera bajaron en la sesión el 0,38 por ciento, hasta 18,45 euros.

Los analistas avalan la gestión de Brufau pero advierten aún cierta incertidumbre en...