Jueves 16.08.2018
Los agujeros del atentado del 17-A en Barcelona/2

15 horas antes de la masacre los Mossos sabían que el imam de Ripoll estuvo en Alcanar

Los Mossos hallaron documentación del imam de Ripoll, jefe de la célula yihadista de Barcelona, en el polvorín de Alcanar 15 horas antes del atentado de Las Ramblas. No emitieron ninguna alerta antiterrorista, pese a que España estaba en alerta 4

 

El imam de Ripoll
El imam de Ripoll

A la 1.25 horas del 17 de agosto el agente 8714 de los Mossos d'Esquadra halló "documentos de transmisión de vehículo a nombre de ABDBAKI ES SATTY con NIE x3109013B respecto al vehículo 0807DRX".

Esta documentación fue hallada en el chalé de Alcanar donde dos horas antes, a las 23.30 del 16 de agosto, había estallado un conglomerado de bombonas y productos explosivos que pretendía usar el comando yihadista que allí se alojaba.

Habría bastado teclear la identidad de Satty en la base de datos de los Mossos para saber que era un imam que había estado preso por narcotráfico. No consta qué hizo el agente 8714 con su información, pero sí quedó plasmado media hora después lo que los Mossos informaron a la juez que investigaba dicha explosión: "A las 2.03 del día de la fecha (17 de agosto) se ha recibido al teléfono móvil de su señoría comunicando la explosión de una vivienda ubicada en la urbanización Montecarlo de Alcanar, la existencia de al menos un fallecido, un herido grave evacuado y seis heridos leves (...) Se apunta la hipótesis de la existencia de un laboratorio de drogas al haberse detectado unas 20 bombonas de gas butano, propano, acetona y gas".

¿Qué más indicios necesitaban los Mossos para sospechar que podía ser un polvorín islamista si entre los restos se había hallado la documentación de un imam radical que estuvo preso? ¿Por qué no facilitaron ese dato ni a la juez ni a la CGI ni al servicio de información de la Guardia Civil?

17 horas más tarde, por fin, los Mossos vincularían la documentación de Abdbaki es Satty con el yihadismo; lo harían en el informe remitido a la Audiencia Nacional dos horas después del atentado de Las Ramblas.

Los Mossos habían desperdiciado 15 horas para lanzar una alerta general sobre la inminencia de un atentado yihadista en Barcelona.

Para más inri, en la comunicación a la juez se informaba de lo siguiente: "el área de desactivación de los Tedax ha manifestado que la zona es segura para proceder a las labores judiciales y que regresarán por la mañana del día 17 para proceder a las labores de desescombro".

En la tarde de ese día, una nueva explosión sacudiría la factoría de explosivos de Alcanar, causando una decena de heridos, mientras que en Barcelona se perpetraba la masacre de Las Ramblas organizada por ese imam que había muerto en Alcanar pero había dejado tan magnífica pista para cualquier agente: su documentación.

Por otro lado, la pasada conexión de Satty con el narcótrafico no debió ser nunca una argumento para considerarlo ajeno al yihadismo: desde el 11-M es conocido por los agentes españoles cómo los terroristas islamistas de financian con este tipo de operaciones.