Domingo 16.12.2018
US Open 2018

Nadal busca nuevamente el éxito en Nueva York

Ha pasado un año desde el triunfo de Rafa Nadal en los campos de Flushing Meadows de Nueva York 

El US Open 2017 vio ganar al tenista mallorquín de manera pletórica tras aplastar en tres sets al sudafricano Kevin Anderson dando muestra de todo su talento y de su enorme pegada. Para el español los años parecen no haber pasado y su vuelta al mejor nivel ha sido certificada por sus victorias en el Roland Garros y en el US Open del año pasado. Esta temporada el mallorquín ha vuelto a ganar en Francia, donde es el Rey absoluto con once títulos (récord mundial), y ahora se postula como uno de los claros favoritos para el US Open 2018. Pero está claro que tendrá que liquidar a una serie de rivales de gran talla.

Entre ellos destaca Novak Djokovic, que también ha vuelto a su mejor versión tras un tiempo complicado a causa de una lesión que le impidió participar y mostrar su mejor tenis. El jugador serbio, de 31 años, está en un momento dulce, como demuestra su victoria en la edición de Wimbledon de este año. En el torneo más prestigioso de todos, Djokovic ha rugido como hacía en sus mejores años y ha terminado ganando imponiéndose en la final contra Anderson, víctima ilustre de los campeones, por tres sets a cero. Antes de este día, habían pasado más de dos años desde su última victoria en un torneo del Grand Slam, es decir desde cuando en 2016 levantó el título de campeón de Roland Garros tras derrotar en París a Andy Murray. Ahora, tras haber solventado sus lesiones y sus dudas, el serbio se vuelve a perfilar como el gran enemigo de Nadal para el título del torneo norteamericano, el último Slam del año.


Además de él, está por supuesto Roger Federer, un crack que parece no sentir el paso de los años y que con casi 37 años se dispone a disputar el enésimo torneo importante de su carrera. En la final del Master 1000 de Cincinnati el suizo no pudo con Djokovic, que destacó gracias a un juego más dinámico y  a una forma física superior. Sin embargo no se puede nunca olvidar a Federer en las grandes citas: el que para muchos es el mejor tenista de todos los tiempos ha ganado dos grandes slam el año pasado y se ha impuesto en el Australian Open de este año. Es decir que el suizo quiere cerrar el año de la misma manera en la que lo empezó, triunfal.

Con algunas que otras sorpresas que se pueden ir cruzando por el camino, como por ejemplo Juan Martín Del Potro o Dominic Thiem, Nadal tendrá entonces que tener mucho cuidado si quiere repetir el gran torneo del año pasado. En juego está el prestigio de ganar el último Slam del año, que tal vez no sea brillante como el de Wimbledon pero que permite cerrar el curso a lo grande.

Comentarios