sábado 19/6/21
EN PRISIÓN

Primeras visitas para Ortega Cano

El extorero recibe a sus familiares en la cárcel de Zuera, donde permanecerá ingresado dos años y seis meses por la muerte de Carlos Parra

ortega2
Visita a José Ortega Cano en la cárcel de Zuera.

José Ortega Cano ya ha recibido su primera visita en la prisión zaragozana de Zuera. Tras días después de su ingreso en la cárcel, el maestro ha podido ver de nuevo a sus seres queridos. La distancia entre ellos, uno de los mayores inconvenientes que se han contemplado en la decisión del ex torero de escoger la prisión zaragozana para cumplir su condena, no ha sido un obstáculo. Así, su pareja Ana María Aldón, su hija Gloria Camila, y sus hermanos Paco y Mari Carmen, se trasladaron hasta allí para verle.

El ex diestro comenzó el pasado miércoles a cumplir su condena de dos años y seis meses por la muerte de Carlos Parra. El torero apareció a las 20:27 de la tarde en la cárcel de Zaragoza, tan sólo media hora antes que se cerrara la puerta principal. Tras despedirse de sus seres queridos se identificó ante los funcionarios que estaban cubriendo su turno y atravesó los muros de una cárcel en la que permanecerá privado de libertad durante los próximos meses.

Según varias publicaciones, el jueves por la mañana el maestro continuó el protocolo carcelario, como cualquier otro recién llegado: reunión con el educador, charla con la trabajadora social y con el psicólogo. Todo ello sirve para definir el perfil del nuevo interno y que el director de la cárcel decida a qué módulo se le asigna. A Ortega Cano se le ha colocado en uno de los 'módulos de respeto', en una celda compartida.

Por tanto el viernes fue el primer día en el que el diestro amaneció en su nueva habitación. A las ocho de la mañana, el primer recuento de internos y apertura de celdas. Tras limpiar y ordenar la estancia, tarea que suelen hacen los propios internos, desayuno. A partir de las nueve de la mañana, actividades: pasear por el patio, usar el gimnasio, seguir cursos diversos, acudir a charlas, a proyecciones de cine o a otras actividades culturales que de vez en cuando se organizan para los internos.

A la una y media de la tarde toca la comida. Y una hora después, de nuevo recuento de internos, un rato en la celda con tiempo para la siesta, y a las cinco de la tarde, de nuevo actividades. A las siete y media, la cena. Y, tras ella, de nuevo a las celdas.

Los más de 300 kilómetros que separan Madrid de Zaragoza no han sido un obstáculo para la familia del maestro

Así es la nueva vida de Ortega Cano en la prisión zaragozana de Zuera, quien sin embargo el domingo ya pudo disfrutar de la primera visita de sus seres queridos: su pareja Ana María Aldón, su hija Gloria Camila, y sus hermanos Paco y Mari Carmen.

Los más de 300 kilómetros que separan Madrid de la localidad aragonesa no han sido un obstáculo para la familia del maestro, que viajó para verle durante el tiempo que permite el centro penitenciario, y a continuación regresaron a Madrid, donde residen Gloria Camila y los hermanos del maestro. Más difícil es para Ana María Aldón, quien hasta el momento estaba residiendo en Sevilla junto a su hijo José María, de 14 meses.

Los cuatro llegaron a primera hora de la mañana a la prisión de Zuera, cuando aún esta no había abierto sus puertas. De este modo tuvieron que esperar unos instantes en la calle, conversando mientras tanto. Ana María, a la que se pudo ver desconsolada en el momento del ingreso de su novio en prisión, se encarga de que a este no le falte de nada durante su estancia en la cárcel, por lo que en la que ha sido su primera visita le ha llevado una maleta con algunos enseres.

Los últimos días se ha especulado mucho sobre los motivos por los que el torero podría haber elegido Zaragoza y no Sevilla para cumplir los dos años y seis meses a los que le condenó el juzgado de lo penal número 6 de la capital hispalense. Desde varios medios se ha apuntado a que sus abogados conocen a la perfección el funcionamiento y el personal del centro penitenciario de Zuera, una circunstancia que podría facilitar la vida en prisión de Ortega Cano.

Especulaciones que fueron zanjadas por su abogado, Enrique Trebolle, minutos más tarde de dejar a su cliente en el interior de la cárcel el pasado miércoles: "Aquí todo el mundo somos iguales ante la ley. Se le va a tratar como cualquier otro preso. El motivo por el que hemos elegido este centro penitenciario es que como todos ustedes saben José Ortega Cano tiene una salud muy delicada. Y aquí estará cerca del médico que le ha salvado la vida en un par de ocasiones. Ese es el motivo. Nada de tratos de favor".

Comentarios