domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

Rigoberta Bandini enciende a sus fans en el Palau de la Música

No te pierdas...

Una discoteca en su momento álgido, con la gente cantando y bailando eufórica, es lo que ha sido durante hora y media el Palau de la Música de la mano del fenómeno musical de la temporada, la barcelonesa Rigoberta Bandini, que ha vuelto este miércoles a su ciudad natal para recibir el premio del público.

Las esculturas modernistas que rodean el escenario de este templo de la música clásica se han quedado hoy boquiabiertas ante el terremoto Bandini.

«¡Qué fuerte!, ¡qué fuerte!», ha repetido varias veces la cantante, que tras interpretar «Ay mamá» se ha emocionado como si hubiera ganado Eurovisión.

Puede que Paula Ribó, más conocida como Rigoberta Bandini, haya quedado segunda en el Benidorm Fest y no pueda representar a España en Turín, pero el premio que le han dado hoy los espectadores ha sido «histórico», como ella misma ha dicho.

El fiestón ha empezado ya antes de que apareciera Bandini, con un público excitadísmo que ha abucheado a la megafonía que le ha recordado que todavía hay que llevar mascarilla y ha aplaudido todo lo demás.

Cuando Rigoberta ha saltado sobre el escenario, también el público lo ha hecho en sus sillas y ha empezado a cantar «In Spain we call it soledad» como si le fuera la vida en ello.

Más de uno se ha olvidado de las normas covid y ha corrido hasta la primera fila para ver de cerca a la cantante que les ha alegrado la pandemia.

La segunda canción de la noche ha sido «Fiesta» y la tercera una versión tecno-pop del tema de Jaume Sisa «Qualsevol nit pot sortir el sol», que ha dedicado a los niños del concierto.

Porque el fenómeno Bandini es intergeneracional y, aunque la mayor parte del público del Palau era gente joven, también había niños extasiados y más de un anciano bailongo.

«Muchas gracias a los que habéis pagado una entrada sin visibilidad», ha gritado la artista dirigiendo la mirada a la parte más alejada del Palau, lleno hasta la bandera, «y muchas gracias a vosotros también», ha añadido mirando a los de la zona del coro, que han visto el concierto por detrás.

Después ha llegado el turno de Mocedades, con «Cuando tú nazcas», y de Julio Iglesias, que «aunque ahora mismo está en República Dominicana también está en el corazón de todas nosotras», ha dicho, en referencia a las tres bailarinas y la cantante Belén Barenys que le han acompañado en la interpretación del tema «Julio Iglesias».

Vestida con el uniforme del colegio que suele llevar en los conciertos, Bandini se ha sumado alguna vez a las coreografías de las bailarinas y la corista, aunque después de cantar «Corazón contento», de Marisol, en formato electrónico, se ha tenido que sentar exhausta.

«Me va a dar un infarto, sois el público más heavy que he tenido nunca», ha confesado, mientras cruzaba sonrisas de felicidad con el teclista, Esteban Navarro, que es también su pareja.

El momento más loco del concierto ha sido cuando ha cantado el villancico «El tamborilero» junto Tadashana y Esteban Navarro, que ha abandonado el teclado para sumarse a la fiesta.

Pero el más emotivo ha sido sin duda el del himno feminista «Perra» y, por supuesto, «Ay mama», el homenaje a las madres con el que no ha ganado el Benidorm Fest pero que la ha catapultado a la fama.

«¿Quién me iba a decir a mí, cuando hace a penas dos años compuse ‘Too many drugs’, embarazada de siete meses e ingresada en un hospital, que ahora me estaría pasando esto»?, ha dicho emocionada.

«Ya hemos terminado. No tenemos más canciones, y menos mal, porque no puedo más», ha añadido sincera Paula Ribó, que ha conseguido triunfar sin tener ni si quiera un LP en el mercado, sólo los temas que ha ido sacando en forma de single durante la pandemia.

Todo un fenómeno que hoy ha jugado en casa, pero que va a seguir dando mucho juego allá donde vaya. 

Rosa Díaz

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -