jueves, diciembre 1, 2022

Mil colmenas de abejas perdidas el incendio de la Sierra de la Culebra

Algo menos de un millar de colmenas de abejas se ha perdido en el incendio de la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, lo que supone un ataque más a la biodiversidad derivado del fuego que asola desde el pasado miércoles la zona y que ha afectado a más de 25.000 hectáreas de superficie forestal.

Además de las bajas, existen entre 2.000 y 5.000 colmenas se han logrado salvar del fuego pero será necesario su traslado en los próximos días a otros lugares para que las abejas puedan sobrevivir, según apuntan las primeras estimaciones realizadas por la asociación Apis Durii.

La asociación ha ofrecido esos datos a la Agencia Efe «con cautela», ya que aún no se ha hecho un recuento de daños al detalle y puede haber aún colmenas aparentemente intactas, con cera derretida y las abejas asfixiadas en el interior.

Si se dieran muchos casos de ese tipo, ya que aún no ha dado tiempo a abrir muchos de los cajones que sirven de casa a las abejas, la cifra de bajas podría multiplicarse por dos o incluso por tres, según ha detallado el secretario técnico de Apis Durii, Francisco Alonso.

Entre los apicultores afectados con colmenares totalmente perdidos figuran entre veinte y treinta, aunque muchos otros pueden haber sufrido bajas, incluso aunque las colmenas no se hayan carbonizado si han soportado temperaturas altas, ya que la cera se derrite a 65 grados centígrados.

Esas pérdidas, que además de económicas son de biodiversidad por el papel clave que juegan las abejas en la polinización, se han producido pese a las prevenciones que se adoptaron en los últimos días ante el avance del incendio.

Al respecto, Francisco Alonso ha recordado que se han hecho desbroces en el entorno de los colmenares y traslados en los casos que se ha podido, pero aun así los situados en terrenos de alta combustión como en zonas de jaras no han podido librarse de las llamas.

Responsables de la asociación han estado este domingo visitando algunos de los colmenares afectados junto a «los apicultores que anímicamente se encuentran peor».

La asociación también ha empezado a comunicar las bajas a los seguros para acelerar en lo posible el proceso de peritación y poder trasladar lo antes posible las colmenas afectadas que aún se pueden salvar si se les lleva a otro lugar para alimentar las abejas.

Los seguros permitirán a los apicultores reparar en parte las pérdidas y obtener una indemnización, aunque «los daños nunca van a estar del todo pagados», ha admitido Alonso, que ha recordado que en muchos casos se ha perdido el trabajo de años en el colmenar.

«Anímicamente estamos muy tocados porque todo el mundo nos ha llamado por teléfono pidiendo ayuda desesperadamente y tristemente llegamos hasta donde podemos, ojalá tuviéramos un helicóptero para atender cada colmenar al que se acercaban las llamas», ha lamentado Francisco Alonso. 

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias