domingo, abril 21, 2024
- Publicidad -

Entrevista a Ricardo Alonso, Decano de la Facultad de Derecho de la Complutense, con ocasión de la creación de la Cátedra Extraordinaria de la Abogacía-UCM

No te pierdas...

El viernes 15 de septiembre se procedió, en la imponente Sala de Juntas de la Facultad de Derecho de la Complutense, a la solemne firma del Convenio de Creación de la Cátedra Extraordinaria de la Abogacía de la Complutense, bajo el patrocinio del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. El acto, presidido por el Decano de la Facultad, Ricardo Alonso, fue rubricado, en presencia del Rector de la UCM, Joaquín Goyache, por Eugenio Ribón, Decano del ICAM, y por José María Coello, Vicerrector de Planificación, Coordinación y Relaciones Institucionales de la UCM. Aprovechamos la ocasión, una vez finalizado el acto, para entrevistar brevemente al Prof. Ricardo Alonso.

– Estimado Decano, hoy se ha creado la primera cátedra extraordinaria de la abogacía de España. ¿Qué significa este paso para la UCM?

Significa un paso más en la senda de la excelencia por la que viene transitando esta Facultad, paradigma de la enseñanza pública universitaria de nuestro país, en los últimos años. Esta Cátedra viene a sumarse a las ya creadas durante mi primer mandato en el ámbito del Derecho Militar (en convenio con el Ministerio de Defensa), del Derecho Registral (en convenio con el Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España) y del Derecho Notarial (en convenio con el Colegio Notarial de Madrid). La experiencia de estas Cátedras nos muestra su tremendo potencial, más allá incluso de su principal objetivo, la transferencia de conocimiento al más alto nivel en sus respectivos ámbitos. Por referirme tan sólo a la primera de ellas, fue la semilla sobre la que germinó, al poco tiempo de su creación, el Instituto Iberoamericano de Derecho Militar, presidido precisamente por el titular de nuestra Cátedra, el Prof. Alfonso Fernández-Miranda. También fue la semilla que alumbró la creación, el pasado año, del Doble Grado en Derecho y Estudios Jurídico-Militares, sin parangón en nuestro país y, me atrevería a decir, allende nuestras fronteras, que ha tenido una demanda excepcional en el inicio de su andadura.

– ¿Cómo surgió la idea de su creación?

De una manera muy sencilla y natural, y, añadiría, lógica y consecuente, a los postres de un almuerzo que compartí, hace unos meses, con el Decano del ICAM. En ese almuerzo, abordamos la idea de una asociación entre ambas Instituciones en el terreno de la enseñanza, que podría traducirse en la constitución del ICAM como Centro Adscrito a la UCM para impartir enseñanzas oficiales vinculadas, obviamente, al mundo del Derecho.

Ya en los postres, y habida cuenta de la excelente sintonía con mi colega Eugenio Ribón, le sugerí la idea de ampliar y fortalecer esa futurible alianza con la creación inmediata de la Cátedra. Sugerencia que, acogida por mi colega con el entusiasmo que le caracteriza, se ha convertido en realidad en el día de hoy con la firma del Convenio de su constitución.

– ¿Qué actividades promoverá esta nueva cátedra extraordinaria?

Actividades de toda índole vinculadas, particularmente, con el ejercicio del derecho de defensa. Valga como ejemplo la actividad con la que se estrenará en octubre, en concreto los día 9, 10 y 11, con un Seminario Internacional de alto vuelo dedicado a un problema enormemente complejo y de extraordinaria actualidad, como es el secreto profesional del abogado.

– Una última pregunta. Sr. Decano. En el acto de presentación ha dicho usted que la creación de esta Cátedra es un gran paso hacia el futuro. ¿No tienen la UCM y el ICAM más pasado que futuro? ¿O siguen siendo instituciones a la vanguardia de sus respectivos entornos?

Tanto la UCM como el ICAM tienen un pasado de relumbrón a todas luces. Pero tanto el Decano del ICAM como yo mismo, somos unos gestores firmemente convencidos de que no se puede vivir eternamente de laureles pasados, menos aún en un ámbito, como el jurídico, cada vez más globalizado y competitivo. Me permito recordar, por lo que a mi Facultad concierne, cómo las Universidades privadas continúan surgiendo por doquier en nuestro en país. Dado que el ICAM decidió, con su nuevo equipo directivo, apostar también por su incursión en el terreno de la enseñanza superior oficial bajo la forma de un Centro Adscrito, acordamos que la mejor forma de hacerlo sería al amparo de una Universidad pública con la solera de la Complutense. Nosotros aportamos toda nuestra experiencia y calidad contrastada en este terreno de la enseñanza, y el ICAM nos aporta, por su parte, toda su riqueza práctica para seguir elevando nuestro nivel académico.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -