miércoles, diciembre 7, 2022

Veintiún euros

Resulta que este año, finalmente, tampoco ha caído la lotería en el bar de Antonio, el del anuncio. Así que Manu no ha malgastado los veinte eurazos que falta le hacen, a Antonio se le ha pegado el décimo de Manu, ya otra vez no le pasa, y hace horas que la lotera dobló la camiseta sin perder su sonrisa pancha porque, gracias a Dios –parece-, las ventas no han ido mal del todo. Y en la calle sigue haciendo un frío que pela.

«No pierdas la ilusión» le dijo Antonio al calorcillo de su modesto negocio, mientras Manu, a contracorriente, se esforzaba para no perder el oremus en su precariedad, con un pesimismo sensato. La RAE especifica varios significados para el término ilusión. En esta anfibología publicitaria, el segundo –«esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo«- recubre el primero: «concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos».

Y para el desengaño, el consuelo: la salud es el tópico, pero no nos estiremos demasiado. No vengamos ahora con aquello de la OMS: lo del bienestar físico pero también mental y social en que consiste lo realmente saludable.

«El mayor premio es compartirlo» era la idea de la campaña aunque, ilusiones aparte, compartimos muy poco con lo de la lotería. En puridad, lo que hacemos es confiarnos irrazonablemente a la posibilidad remota de que la distribución desigual de lo recaudado caiga sobre nosotros. Además, de los veintiún euros gastados, incluido el IVA del café, apenas sesenta céntimos llegarán a la educación y solo cerca de noventa a la sanidad, en forma de impuestos a través del Tesoro.

Así que, aunque a destiempo o sea sin eficacia, descubrimos lo que sospechábamos, que Manu estaba en lo cierto. Y ya que dispuestos a reivindicar intangibles, a lo mejor, en vez de esa ilusión con la que vemos a Antonio rascar el décimo con su cabeza, deberíamos apostar por algún otro. La alegría, por ejemplo. A pesar de todo, la alegría de existir y de tenernos. Defenderla como una certeza, que decía Benedetti.

Pero vamos, que si no estás de acuerdo, adelante. Empieza el año con ilusión y no te desanimes para el Niño, porque también es verdad que he oído de buena fuente que, este año, el anuncio de la lotería de Navidad se ha convertido en realidad en Caspe

José Luis Mora

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias