lunes, diciembre 5, 2022

Los sádicos de Tordesillas

El grado de civilización, y yo diría incluso que de humanidad de un país también se mide por como trata a los animales. Desgraciadamente en España no existe una conciencia general de que hay que respetar a los animales.

Por eso, no es de extrañar que fracasen las iniciativas encaminadas a proteger a los animales. La última iniciativa rechazada ha sido nada menos que en el Congreso de los Diputados. La Izquierda Plural ha intentado que se aprobara una iniciativa que ponga fin al espectáculo sanguinario de Tordesillas, donde todos los años celebran una fiesta que consiste en torturar un toro hasta la muerte.

En España no existe una conciencia general de que hay que respetar a los animales

La iniciativa de la Izquierda Plural encontró eco en otros grupos parlamentarios pero mire usted por donde el PP se plantó con su mayoría absoluta y impidiendo que se ponga fin al macabro espectáculo de Tordesillas.

Los argumentos esgrimidos por los populares es que se trata de una fiesta muy enraizada y que además es competencia de la Comunidad de Castilla y León regular los espectáculos.

Comprenderán ustedes que semejante argumentación solo puede provocar estupor además de indignación. El PP se lava las manos, no quiere abordar el problema y por tanto se lo quita de encima diciendo que es cosa de la comunidad autónoma de Castilla y León cuando se da la circunstancia que esta comunidad también la gobiernan los populares.

Verán, en mi opinión los que participan en la fiesta del Toro de Tordesillas son unos salvajes desalmados. Hay que ser un sádico para complacerse en torturar a un animal. Quienes participan de cualquier manera en esa fiesta infame tienen un nivel de humanidad francamente bajo.

Siempre he pensado que respetar a los animales debería de ser una enseñanza obligatoria en los colegios, pero a la vista está que buena parte de los políticos asiste con indiferencia al hecho de que en nuestro país se puedan torturar animales.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Julia Navarro

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias