viernes, diciembre 2, 2022

Todo al blanco

Cuando alguien acude a un casino ya sabe a lo que se expone. Sabe perfectamente que puede ganar o perder. El juego, es emocionante, peligroso para el bolsillo y adictivo, muy adictivo. Algo así, le ha pasado al Real Madrid esta temporada. Se la jugó todo al blanco, y cuando parecía que podría salir victorioso del Casino de la Champions la cruda realidad de la ruleta en la que ha estado inmerso toda la temporada le ha dejado con apenas fichas para poder apostar. Es lo que tiene jugarlo todo a una carta que si te sale bien como en 1998, en 2000 y en 2002 todo se olvida y todo es perfecto. Cibeles, celebración, Reyes de Europa, pero si como parece que sucederá este año todo el esfuerzo e ilusión puesta en una sola competición se desvanece, el vacío que le queda al madridista es inmenso. La sensación es de haber tirado todo un año, haber regalado una liga a un Barcelona que está en las últimas, y con una tristeza enorme por descubrir que este Real Madrid no es mejor que el Borussia Dortmund. Al menos, ayer no lo fue.

Desde el comienzo se pudo comprobar que los dioses no estaban del lado madridista

Hablando del partido, desde el comienzo se pudo comprobar que los dioses no estaban del lado madridista. Enseguida los alemanes se adueñaron territorialmente del campo, adelantaron la defensa, y metieron atrás a un Real Madrid que no se esperaba que los borussers tuvieran tal descaro. Sinceramente, igual que el martes sabía que el Bayern podía no golear, pero si marcarle un par de goles al Barcelona. Ayer no esperaba tal debacle. Con un Ozil desaparecido, ayer Mou se equivocó poniéndole en banda, con Modric perdido en tierra de nadie, Xabi y Khedira superados por Gundogan, y la banda derecha con un Ramos errático, fueron Fabio Coentrao y Cristiano los que más acertados estuvieron en la primera parte. A pesar de todo, la primera parte acabó con 1-1, y pensando, que en la segunda parte todo mejoraría. Craso error por mi parte, la segunda parte fue una pesadilla. Y no me duelen prendas admitir que el 4-1 fue un buen resultado para el Real Madrid, después de ver lo acontecido en esos segundos 45 minutos. Lewandowski, ayer dio una lección de lo que es un delantero centro. Juega bien de espaldas, habilidoso, el tercer gol es una obra de arte, domina el juego combinativo, y tiene gol, mucho gol. Muestra de ello son los cuatro goles que marcó. La próxima temporada dicen que jugará en Munich con su compañero Gotze, al cual ayer no se le vio mucho. No hizo falta porque Reus, aperecía por derecha, izquierda, el centro, y Gundogan que el sólo pudo con todo el centro del campo madridista se bastaron y sobraron.

Y ahora nos hablaran de remontadas. Yo que soy madridista desde la cuna, y crecí viviendo esas noches épicas, no soy optimista. Y no lo soy, porque aquellos equipos alemanes que venían al Bernabéu y salían goleados no tenían esta calidad que tienen los hombres de Jurgen Klopp. Aquellos alemanes eran fuerza física, potencia, que en cuanto le ponías un poco de juego combinativo caían como piezas de ajedrez. Si bien es cierto, que en aquella época el Real Madrid también eliminó a equipos con calidad como el Anderlecht o el Inter de Milan. Tras ese partido en Milan fue donde el añorado Juanito soltó aquella mítica frase de «noventa minuti en el Bernabéu son molto longos». Pero todos estos equipos que pasaron por el Bernabéu y salieron goleados, cometieron un error. El mismo error que cometió el Milan contra el Barcelona en octavos de final de esta Champions. Jugar a que no les metieran goles, rentabilizar el resultado de ida, cavando su propia tumba. Y esa es la única opción que veo que el Real Madrid consiga remontar, que el Dortmund juegue en Madrid a que no le metan tres goles. Eso, y que el Real Madrid marque pronto, para que el público se meta en el partido. Porque el martes más que nunca se necesita el apoyo de la afición, aunque tampoco soy positivo en este aspecto, ya que el miedo escénico ya no existe en el Bernabéu. El martes animarán los de siempre, y es posible que se sumen algunos más, pero no creo que sea suficiente para crear una ambiente de remontada. La temporada en Champions parece que se acaba, pero el sueño de la Décima seguirá presente en el corazón de los madridistas.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Israel Julián

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias