jueves, diciembre 1, 2022

Llegó Bermúdez, se liará

La que se va a liar ahora que el juez Bermúdez, viejo amigo del PP, se ha puesto las puñetas y la toga para investigar los asuntos denunciados por Izquierda Unida y otros firmantes. El caso de las donaciones y la gestión de las mismas entran en serio en lo que los finolis llaman ahora ‘sede judicial’, un lugar en el que nos levantarán sendos dolores de cabeza después de habernos mareado y provocado con los más que famosos Dolores De Cospedal.

En España esto de la justicia viene a ser, presuntamente, como te toque, pues ya sabemos que la mayoría, al parecer, de los que están en la carrera judicial se preocupan muy mucho por la carrera y muy poco por lo judicial, según se dice y se comenta, a no ser que sea por indicación de algún mandamás con vocación jurídica, supuestamente.

Se las prometieron felices arrojando al averno al fiscal Mariano Fernández Bermejo cuando les explotó el caso Gürtel

Se las prometieron felices arrojando al averno al fiscal Mariano Fernández Bermejo, ministro de la cosa jurídica cuando les explotó el caso Gürtel, a los que les explotó, vaya usted a saber a quiénes, y más aún cuando enviaron al ostracismo al señor Garzón, salsa entre las salsas, por la vieja y mezquina insidia propia de los mundos corporativos.

Ahora, en cambio, tienen en frente a Gómez Bermúdez, de quien ya tenemos noticia por su gestión del 11M, y por las lacerantes y malhabladas diatribas que le dedicaron los jefes de la banda, la que sea o fuere, cuando aún estaban en el otro lado, el contrario al Gobierno y, no soportándolo, acusaban del espantoso atentado a las tramas ocultas; no olviden, y menos ahora, en estos días en que se cumplen nueve años del horror y de la infamia, cuando quisieron convertir en un asunto de negociados políticos el dolor de la gente, y cuando ‘alguienes’ nos quisieron ocultar lo que en verdad era: una tragedia de seres humanos diezmados por las bombas del mal.

Comenzarán de nuevo los ataques. Quizá alguno, ahora, se dé la vuelta y todo se encaje en los lugares apropiados, es decir, los de siempre: los unos y los otros, unos buscando recta la verdad; otros buscando el beneficio: económico, judicial, electoral, social. Es lo que hace la secta del poder, el clan de los sobres, la familia, ellos sabrán qué y quiénes son, yo ni idea, ¿eh? Extienden los tentáculos y se apoderan de nuestras almas. Para ello destruyen lo que se mueva o lo que se esté quieto, según convenga.

Bermúdez entra en acción: temblemos todos, comenzará la guerra.

Rafa García-Rico – en Twitter @RafaGRico – Estrella Digital

Rafael García Rico

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias