martes, febrero 7, 2023

Hacer ingeniería

No te pierdas...

Lo ha dicho quien es ahora el actual alcalde de Ponferrada: en todo este bochornoso proceso que le ha dado el bastón de mando de la alcaldía, el PSOE estuvo haciendo «ingeniería». Es decir, «matemáticas», ocho concejales socialistas más cinco concejales del grupo de Ismael Álvarez suman trece y si el PP tiene doce, entonces suma y sigue. Los números son los números y las matemáticas una ciencia exacta, esto es, sin carga moral alguna. ¿No decimos que el PSOE es un partido de mayorías? Pues eso, ya tenemos la mayoría, ¿cuál es el problema?

Cuando un partido de izquierdas pierde su razón moral de ser, ese partido ha extraviado su rumbo

La Ejecutiva Federal, ya sea su Secretario de Organización, ya sea su Secretario de Ciudades y Política Municipal, estaba informada de lo que se tramaba en Ponferrada. Nadie puede creer que, nunca mejor dicho, estuvieran en Babia. Ahora lo quieren centrar todo en la persona del exalcalde del PP, Ismael Álvarez. Ahora se rasgan las vestiduras exclamando: «¡Pero cómo se pudo pactar con un acosador sexual!». Tendremos que decirles a todos esos que hacen política en base al cálculo matemático que lo vergonzoso no es sólo haber pactado con un machista irredento, sino, lo que es mucho más grave, haber llegado a acuerdos con su grupo. ¿Cuál es la catadura moral de un grupo que es liderado por un acosador? Ya no me quiero preguntar por las convicciones morales de quienes les votaron. Como estamos en una democracia que se entiende como «mercado», donde impera la ley de la oferta y la demanda, y, en consecuencia, el ciudadano deja de serlo para convertirse en cliente, a la espera de lo que le «vende» el partido de turno, no podemos pedirle a los votantes más responsabilidad que la de depositar una papeleta en la urna electoral. Como en el comercio: «el cliente siempre tiene la razón». En estas estamos y, por tanto, no nos cuestionamos el papel de los ciudadanos en todo esto, únicamente nos centramos en los políticos como si todo el peso de la responsabilidad gravitara en ellos. No obstante, no nos desviemos del tema.

La cuestión es que la Ejecutiva Federal había dado el visto bueno a pactar con un grupo político liderado por un sujeto condenado por acoso sexual. Y como respuesta no tienen empacho en cubrirse las espaldas argumentando que tal pacto era «legal» ¡Lo único que nos faltaba, encima que no fuese «legal»! Si seguimos así, la legalidad nos va a llevar al infierno.

El caso de Ponferrada significa una completa alteración de los principios socialistas

 ¿Nadie de la Ejecutiva Federal va a asumir la responsabilidad? ¿Esto es un sencillo «error»? ¿Con pedir la dimisión del regidor elegido o la expulsión del partido ya es suficiente? ¿Nadie más tendría que dimitir? Si dejamos las cosas en la ingeniería, en la matemática electoral, en el frío manto de la legalidad, entonces parece que no se puede ni debe pedir más. Pero si nos centramos en lo que hay detrás, veremos que es insostenible. Cuando un partido de izquierdas pierde su razón moral de ser, ese partido ha extraviado su rumbo. En todo este vergonzoso suceso, ¿no pesa una carga moral en quienes sólo se dedicaban a sumar y a restar?

La ciudadanía nos exige ejemplaridad. Reclama que los políticos demos ejemplo y si no lo damos, ¿cómo vamos a tener autoridad moral? Cuando la política se enfanga en la ingeniería, al precio que sea, es lógico concluir que ya no se merece el más mínimo respeto. ¡Y luego nos extrañamos que los ciudadanos nos increpen en la calle diciéndonos que no esperan nada de nosotros! Esta situación es insostenible. No estamos ante un «error» sino ante un «horror» y a la banalización del mal hay que ponerle remedio. El caso de Ponferrada, si no se asumen responsabilidades políticas más allá de las estrictamente locales, significa una completa alteración de los principios socialistas.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

 

Mario Salvatierra

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -