sábado, diciembre 3, 2022

Se abren las piscinas

En este fin de semana la mayoría de las piscinas públicas y privadas abren sus puertas (y aguas) para permitirnos soportar el calor y de alguna forma mantener ese estado de bienestar que nos hemos inventado y que otros ponen en peligro.

Me ha parecido adecuado que un veterano como es un servidor les ofrezca una guía básica para disfrutar un verano en condiciones y que su ocio sea fructífero a la vez que les proporcione las satisfacciones que ustedes merecen después de este año tan conflictivo y recortado.

Así, si usted ve que en la piscina de su «urba» hay alguna señora o señorita en trance de riesgo, no lo dude: es la prima de alguien; la auténtica prima de riesgo. En este caso hay que dejar que se hunda un poquito, se asuste y sin prisas hacerle llegar unos  «manguitos». Sin pausas pero sin prisas.

Tal vez algún vecino se le ocurra invitar a algún representante del poder ejecutivo, legislativo o judicial para poder gozar de las delicias de su piscina. Bien, en este caso directamente hay que pasar a la tradicional y odiosa «aguadilla». Quizás no lo recuerden. Se trata de acercarse sigilosamente por la espalda a la víctima y con saña empujar al interfecto hasta el fondo de la piscina. Ya que nos han dado el año, no tenga prisa en soltar su presa.

Para otros personajes ya sean del llamado cuarto poder, banca u oposición, nada mejor que animar al hijo, nieto, sobrino o vecino más travieso que conozcan, para que se tire en este salto tan espectacular llamado «bomba», justito al lado del interfecto cuando este ejercita un estilo de natación muy cansino que se llama «mariposa». No falla. La víctima se sumerge en desconcierto profundo que por definición, le lleva al fondo de la «pileta».

Otras variantes que el ingenio humano ha inventado son: el waterpolo con sus consiguientes equivocaciones de puntería que pueden dejar K.O. técnico a quién sea o la variante de las raquetas en la playa las cuales permiten múltiples posibilidades que dejo a la mejor elección de sus usuarios.

Yo ruego que en estas líneas no vean una incitación a la violencia. Servidor es incapaz de aconsejar estos comportamientos tan poco civilizados. Lo que propongo son simples juegos veraniegos.

Eso sí; si observan a una dama alemana llamada Ángela (pronúnciese Ánguela) sálganse inmediatamente de su piscina y prepárense a esperar a borde de la escalera con el más hermoso albornoz o aterciopelada toalla que tengan, hasta que la señora haya dejado de realizar cabriolas en el agua. España se lo agradecerá.

Hasta la próxima semana.

Paco Fochs – Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Paco Fochs

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias