miércoles, diciembre 7, 2022

El beso de Rajoy

Mariano Rajoy celebró su victoria electoral con un beso a su mujer Elvira Fernández. El hombre tranquilo revela su emoción. Inaudito. La prensa nacional de derechas no se ha atrevido con semejante exceso en sus portadas a pesar de que editores y directores hacen cola y ofrecen su mano y su mejilla al nuevo presidente. A Rajoy no le quedarán besos para TVE ni para las autonómicas. En Efe se espera una integración que algunos creen el fin de la agencia, el cine ya está movilizado para encontrar financiación alternativa a las televisiones y en la sociedad de la información se espera el fin del canon digital y la prometida reflexión sobre el agotado modelo de propiedad intelectual.

La batalla por el liderazgo en la prensa de derechas está más abierta por obra de la crisis. ABC se lanzó a la ofensiva con una cabecera enorme para echarse en manos del futuro presidente, el líder por el que más ha apostado. 24.000 ejemplares separan aún a El Mundo del diario de Vocento. Ambos sufren parecidos males: fuertes caídas de la difusión y los daños de una expansión audiovisual que Zapatero les otorgó y que es difícil de rentabilizar. Desde Barcelona, La Vanguardia aguanta y juega en terreno propio con CiU y PP.

Quizá alguno de esos grupos está dispuesto a cambiar cromos por las televisiones autonómicas que Rajoy y González Pons prometen privatizar. La búsqueda de comprador será ardua en tiempos de burbuja y saturación TDT. Mejor gestionarlas, como promete el programa del PP, asegura ingresos y evita incómodas pérdidas.

En las tertulias ya se preguntan de qué van a hablar. Muchas pueden ir cerrando. Maldecir a la oposición en tiempos de mayoría absoluta no es rentable ni conquista audiencia. ¿Fin del modelo de bajo coste en la TDT?

En RTVE se espera lo peor. Tras la aciaga era Urdaci, los intentos de censura previa a los telediarios y la carga constante del PP contra la televisión pública anuncia el fin del espejismo de neutralidad que existió. Rajoy ya se ha asomado en el telediario al día siguiente de su triunfo en su despacho, tan resplandeciente que parece poco usado y alejado de la añeja imagen del registrador. Los que añoraban el desfile de actos oficiales de ministros y lideresas pronto encontrarán alivio.

En internet ya se reclama el fin del canon digital y se esperan los prometidos “nuevos modelos de gestión y retribución de la propiedad intelectual más justos y redistributivos”. Quizá en la línea de la comisaria europea Neelie Kroes, segura de que la actual regulación es más para castigar que para mejorar los ingresos de los artistas. Pero también cabe un golpe tipo Stop Online Piracy Act (SOPA) norteamericana, impuesta por el lobby de contenidos como una censura económica universal de internet.

Rajoy siempre ha sido parco en besos. Con uno en público en el calor del triunfo, suficiente. Con tantos necesitados de cariño a la espera, la frustración está asegurada.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Juan Varela

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias