domingo, diciembre 4, 2022

La infidelidad del fútbol

Los equipos de fútbol agrupados en la LFP cada día se parecen más a los nacionalistas. Les da igual de donde salga el dinero ni las consecuencias de un pacto si con ello consiguen algo más que llevarse a su región y hacerse con un puñado de votos suplementario. Pues los del fútbol son iguales. En vez de preocuparse por hacer una buena gestión en sus equipos y equilibrar los gastos, no. Su único objetivo es sacar más y más dinero, de donde sea, aunque el gasto se desborde y exista el riesgo de llegar a un callejón sin salida.

Mal asunto para el fútbol. Lo mismo que esto de las radios. Querer explotar el pequeñísimo recurso que puedan aportar las emisoras de radio al inmenso gasto del deporte rey no suena bien tampoco para la música futbolística.

Quizá sea por el cariño que le tengo a la radio que me vio nacer en el periodismo, pero exigirle un impuesto, casi revolucionario, explotar al mundo de las ondas en un momento como este, en el que la publicidad exige cazarla en la misma selva, es un poco injusto, si tenemos en cuenta lo que la radio ha hecho por el mundo del fútbol a lo largo de estos cien años. Si alguien ha sido leal y solidario con los equipos y sus intereses en los momentos más duros, esa es la radio. Esto es como una infidelidad a la esposa sacrificada. Los profesionales del micrófono han estado siempre dispuestos a contribuir para llenar los estadios con programas, propuestas, potenciación de los encuentros….sin pedir nada a cambio.

Pero eso importa poco ahora. El que más y el que menos prefiere tirar el futuro por la borda, porque se lo crean o no la radio es futuro para este deporte, y fichar a Cesc, Kaká, hacer un enjuague entre Ibrahimovic y Eto’o o llenar de figuras un equipo para perder a la primera de cambio y llevar desilusión  a la afición sin justificar todo el gasto aceptado por un presidente que sabe poco del balón y sus movimientos pero mucho de su posición social gracias a sus inversiones de dudosa justificación.

La radio ha sido y es la mejor publicidad que puedan tener los clubes, semana a semana, día tras día, para llenar los campos y acercar  los aficionados a su equipo y sus jugadores, para crear esa pasión imprescindible para que el fútbol sea fútbol y mejore su posición social. Apagar esa voz puede ser muy negativo y un enfrentamiento entre unos y otros está más cerca de ir silenciando espacios lentamente, que de hacer que los encargados de las ondas estén dispuestos a regalar minutos de forma desinteresada. ¿No se han planteado que los programas radiofónicos podrían cobrar como publicidad muchos de los contenidos que hoy se ofrecen como información?

El mundo del balón se cree invencible pero el tiempo puede con todo. ¿Se acuerdan de las quinielas?

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Pedro Fernández

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias