domingo, diciembre 4, 2022

La cocina de la economía

La economía es algo muy complejo que muy pocos alcanzamos a comprender y de cuantos más datos disponemos, más nos perdemos en su follaje, ya que entonces, nos convertimos en los típicos analistas que no pueden ver el bosque porque los árboles les tapa la vista.

Si además hablamos de macroeconomía, ¡¡Eso es la leche!!

Pero “tranqui”, la economía es al mismo tiempo una materia sencilla, -que no simple- y podemos llegar a comprenderla, con un tercio o una cerveza.

Yo te voy hablar de la economía doméstica, que es exactamente como la de una nación, pero más pequeña.

Mi abuela, aunque no bebía cerveza, me enseño la teoría del “tercio”. Alguna vez ya la he comentado y te puedo asegurar, que jamás me ha fallado.

Si una familia recauda 900 euros al mes, debe gastarse un tercio, o sea, 300 euros para vivir y derrochar, otros 300 euros para mantener bienes e inmuebles, por ejemplo reparaciones del coche, nevera, averías, etc., y los otros 300 euros para guardar e invertir para el futuro.

¿Qué es poco?, pues te jodes, trabaja más o consume menos, pero eso es lo que hay.

Lo que no puede ser es que una familia gaste todo lo que gana y lo que el banco le adelanta. No puede ser que un “pringui” gane 1000 euros al mes y se paseé fardando por delante de tus morros con su BMW, que además, es propiedad del banco. ¡¡Que no, coño!! Que no te engañen ni te engañes.

La economía es como la cocina, a fuego lento sale exquisita. La cocinera tiene que estar continuamente pendiente de los fogones y si consume el caldo deprisa, tiene que bajar el fuego y si tenemos en demasía, tendremos que aumentar las calorías. No hay mas secreto, sólo falta el condimento.

Creo que ya lo has pillado. Si además tenemos una zorra en la cocina y se dedica a comerse la gallina, ni tendremos carne, ni caldo, ni comida.

La economía no distingue entre casa, nación o autonomía, se utiliza en todas la misma metodología.

Ahora la llama de los fogones o el valor del dinero lo fija el Banco Europeo pero el ministro de Economía puede decidir si tapa o destapa la olla controlando la cocción de la comida. Eso es lo que los especialistas llaman calentar o enfriar la economía para estimular o relajar el apetito o el consumismo.

Pero como los políticos no tienen ni puta idea lo enreversan todo para mantenerte en la ignorancia y, de paso, sacarte la pasta gansa. ¿No has oído eso de a río revuelto ganancia de pescadores? Pues eso es lo que hacen los políticos, marear mucho para sacar comisión de todo lo que se mueve en la nación.

Y si falta dinero, pues te ponen multas, te sancionan, te suben la jubilación y, si te empiezas a cabrear, te prohíben cosas para marear.

En Masby lo tenemos claro, ¿Y tú has entendido la lección? Pues ahora dime si España puede mantener 18 presidentes de Gobierno con todos sus séquitos y palmeros. Son 24.000 millones de euros al año.

Dime si puede mantener los caprichos de las lenguas autonómicas. Son 6.000 millones de euros al año.

Dime si puede mantener las subvenciones de sindicatos, partidos políticos, patronal, subvenciones de inmigrantes, perroflautas y la madre que los parió a todos ellos.

De las embajadas catalanas y de otras paridas, ya no te hablo porque he gastado un tercio de la hoja, el otro tercio me lo guardo y el tercio restante, es para cagarme en la España del desmadre.

Juan Vicente Santacreu

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias