domingo, enero 29, 2023
- Publicidad -

Algo se mueve en torno a ETA

No te pierdas...

ETA, en uno de sus peores momentos desde la caída de la cúpula de Bidart en vísperas de los Juegos Olímpicos de 1992, ha comenzado a mover los hilos para lanzar mensajes al Gobierno de que es posible una nueva negociación, según el análisis de expertos antiterroristas que habrían participado, de alguna forma, en las últimas operaciones policiales en las que se ha desmantelado parte de la estructura de los comandos en el sur de Francia y detenido al número uno de la organización ‘Txeroqui’ y a su lugarteniente y sucesor en el puesto, Aitzol Iriondo.

Esa estrategia la defendería ‘Josu Ternera’, el impulsor del fracasado proceso de paz del año pasado, y con el se alinearían, de nuevo, el impulsor de las negociaciones de entonces, el antiguo líder de Batasuna Arnaldo Otegi, y el secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga.

Sin embargo, ni ‘Josu Ternera’ tiene el poder efectivo dentro de ETA, que en estos momentos se encuentra prácticamente descabezada después de las detenciones de las últimas semanas, ni Otegi cuenta con el respaldo de la organización terrorista en su nuevo intento de hacer público un comunicado semejante al de Anoeta con el que se inició el fracasado proceso negociador último.

El Gobierno, que se ha decidido por la política policial y judicial (de acuerdo con el pacto al que después de una legislatura de tensión llegó con el Partido Popular), para dividir al colectivo de presos, cada vez más crítico con los dirigentes de la banda terrorista, ha dado un paso más al acercar a cárceles próximas al País Vasco a quienes, como Múgica Garmendia ‘Pakito’ y Aracama Mendía ‘Makario’, han condenado la estrategia militar de ETA.

Esos acercamientos, que también se hicieron durante el Gobierno de Aznar coincidiendo con las fiestas navideñas, y que conocía el Partido Popular por boca del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha provocado la reacción de algunos dirigentes populares, entre ellos la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que le ha echado en cara al Gobierno el que esté intentando un nuevo proceso de negociación, totalmente descartado en estos momentos.

El propio ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, ha tenido que salir al paso de esas apreciaciones para señalar que ETA ha tenido tres ocasiones, con Felipe González, con José María Aznar y con Rodríguez Zapatero, para encontrar una vía similar a la que ha encontrado el IRA en Irlanda del Norte, pero que las ha desaprovechado, con lo que ahora su única salida es terminar como el GRAPO (Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre), un movimiento terrorista creado en plena Transición y que durante años, hasta su plena desaparición, degeneró en un proceso de «bandolerizacion».

Objetivamente, éste es el peor momento para abrir cualquier tipo de diálogo con la banda, aunque lo haya pedido este fin de semana el colectivo de presos que se ha manifestado en Usurbil (Guipúzcoa) en contra de la política penitenciaria del Gobierno.

A pocos meses de las elecciones autonómicas vascas, en las que lleva gran ventaja el dirigente socialista Patxi López, el Gobierno no quiere mover nada que suponga un enfrentamiento con el Partido Popular, en beneficio del partido de Rosa Díez, ni nada que sirva a los nacionalistas para acudir de nuevo al victimismo que tantos buenos réditos electorales siempre les ha dado.

Por último, ETA está en uno de los peores momentos de su reciente historia, no hay definida, todavía, una clara línea de mando dentro de la organización, las medidas policiales y judiciales están dando resultado y el próximo paso, que debe ser la disolución de los ayuntamientos en manos de la ilegalizada ANV, probablemente será retrasado para no provocar esa victimizacion a la que tanto teme el Gobierno.

José Oneto

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -