miércoles, noviembre 30, 2022

¡Es-pa-ña!

La furia roja se impuso en Mar del Plata. España rompió casi todos los pronósticos para alzarse con la Copa Davis de Tenis por tercera vez en su Historia. Lo hizo sin el mejor tenista español de todos los tiempos, el lesionado Rafa Nadal, que tuvo que conformarse con ver el choque por televisión. Lo logró frente a un equipo que partía como favorito. En una pista rápida preparada a medida de los anfitriones. Con un público volcado con la selección albiceleste. Y una presión ambiental más parecida a un partido de fútbol que a uno de tenis.

Nuestros chicos supieron salir adelante cuando lo tenían todo en contra. Sobre todo después de perder el primer enfrentamiento. Nunca bajaron la cabeza y se comportaron como un auténtico equipo. Y son justos vencedores de la ansiada ensaladera.

Lo que ha conseguido Emilio Sánchez Vicario con este grupo es digno de destacar. Esté Nadal o no, la «armada» sigue pareciendo invencible. Y no sólo por la forma de jugar. Nuestros representantes se apoyan los unos a los otros, sufren con sus compañeros, se animan mutuamente cuando las cosas no van bien. También en eso dieron una verdadera lección a los argentinos, mucho más centrados en la gloria individual que en la victoria de su equipo. Al final, se notó la diferencia.

Con este triunfo el tenis español certifica el mejor año de su Historia. Rafa Nadal termina 2008 como número uno mundial, después de ganar dos Grand Slams (Roland Garros y Wimbledon), tres Masters Series (Montecarlo, Hamburgo y Toronto) y un oro en los Juegos Olímpicos de Pekín. Nicolás Almagro brilló llevándose los abiertos de Brasil y México a principios de temporada. En verano Tommy Robredo se impuso en el torneo de Bastad. Y en el cuadro femenino, Vivi Ruano y Anabel Medina conquistaron la medalla de plata olímpica en dobles. A estos triunfos hay que añadir otros como los de David Ferrer en Valencia, Marcel Granollers-Pujol en Houston o Anabel Medina en Estrasburgo. En fin, un auténtico recital de éxitos que marcan un hito para el deporte español.

La recién lograda Copa Davis viene a ser la guinda de este trabajado pastel. Como aficionados al tenis, no nos queda otra opción que agradecer a nuestros héroes todo su esfuerzo en este 2008. Como fanáticos del deporte en general, nada mejor que ondear triunfalmente nuestra bandera y cantar: ¡Es-pa-ña!

Miguel Ángel Rodríguez

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias