miércoles, noviembre 30, 2022

Aguirre escapa del terror en la India

Está claro que alguien, desde los minaretes del terrorismo islámico, está buscando la mezcla caótica y a la vez criminal de unir el terror a la crisis económica y financiera mundial. Ése parece ser el objetivo de la cadena de atentados terroristas que ayer asolaron Bombay, la capital financiera y tecnológica de la India, donde en el momento de los ataques a los hoteles más emblemáticos y frecuentados por occidentales se encontraban dos delegaciones con responsables políticos españoles: una encabezada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que ha salido ilesa del ataque al igual que sus acompañantes, y otra encabezada por el eurodiputado español Ignasi Guardans, que también vivió en directo uno de los atentados en el que un funcionario europeo ha resultado herido.

El número de muertos y heridos en estos atentados que se extendieron por cinco o más hoteles de Bombay es muy importante -se habla de cerca de cien fallecidos y de trescientos heridos-, lo que da idea del tremendo susto e impresión que debió de recibir la delegación madrileña en el momento en el que procedían a inscribirse en su hotel, que fue un objetivo de la ofensiva terrorista, algo parecido a lo ocurrido a la delegación europea que lideraba el eurodiputado Guardans.

Naturalmente, ambas noticias han conmocionado a la opinión pública y a los dirigentes políticos españoles, que se han interesado inmediatamente por el alcance de estos acontecimientos, y que están a la espera de que ambas delegaciones, la de Aguirre y la de Guardans, puedan regresar pronto desde la India a la capital de España.

Y esto ha ocurrido al mismo tiempo en el que los primeros dirigentes de Al Qaeda distribuían en internet un vídeo amenazando a los países que tienen desplegadas fuerzas en Afganistán, representados por sus banderas, entre las que se encontraba la enseña española. Lo que tiene su importancia porque ese vídeo fue distribuido en el mismo momento en el que resultó atacado en Afganistán un convoy escoltado las tropas españolas, causando la muerte de dos de nuestros soldados.

Lo que hace pensar que las principales naciones de Occidente y, España ahí incluida, deben reforzar sus sistemas de seguridad e información para poder prevenir estos ataques. Algo que no es fácil en una nación como España, con fronteras tan vulnerables, como lamentablemente se comprobó durante los atentados de 11 de marzo del 2004. De ahí la importancia que tiene hoy el hecho de los relevos que se están produciendo o están a punto de llevarse a cabo en el Centro Nacional de Inteligencia, y la necesidad de una estrecha colaboración entre los gobiernos de los primeros países occidentales.

Seguridad y prevención que no es fácil de imaginar en un país como India con 1.200 millones de habitantes y un gigantesco descontrol y variedad de razas, religiones y castas de todo tipo, perdidas en inmensas barriadas de muchos millones de habitantes, donde los grupos terroristas más fanáticos se pueden camuflar con suma facilidad para preparar atentados como los de ayer. Unos ataques especialmente virulentos y simultáneos, lo que prueba la capacidad operativa de los terroristas y su firme decisión de provocar, sin piedad, la muerte y el terror entre los habitantes y visitantes de ese país.

Ataque del que, afortunadamente, escapó ilesa la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre (como ilesa ya salió de un accidente de helicóptero en compañía de Rajoy), y su comitiva, así como el grupo de eurodiputados con presencia española, en contraste con muchas personas que resultaron muertas y heridas en esta última agresión de los fanáticos profesionales del terror en la escena internacional.

Pablo Sebastián

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias