viernes, junio 14, 2024
- Publicidad -

El Tribunal Supremo ratifica 19 años de cárcel para un sargento de la Guardia Civil por violación y acoso continuado

La condena de 19 años de prisión es para un sargento de la Guardia Civil por violar y acosar laboral y sexualmente a una subordinada durante cuatro años en un cuartel de Molina de Segura, Murcia

No te pierdas...

En una sentencia, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso del sargento, confirmando su culpabilidad en un delito continuado de violación junto con un delito de lesiones psíquicas graves, así como dos delitos continuados de abuso de autoridad. Estos delitos incluyen trato degradante y maltrato de obra hacia una inferior, conforme dictaminó el Tribunal Militar Territorial Primero.

Los Fiscales del Tribunal Supremo se pronuncian sobre la Ley de Amnistía para el ‘Procés’

Detalles del Caso y la Sentencia

Las agresiones sexuales ocurrieron tanto en el cuartel como en el domicilio de la víctima entre septiembre de 2010 y marzo de 2015, período tras el cual la agente recibió una baja médica. Como consecuencia de estas violaciones, la víctima quedó embarazada, y el condenado la presionó repetidamente para que abortara, diciéndole: «Eso lo sacas de ahí«. Además, cuando la agente se negaba a someterse o no mostraba sumisión, el sargento le cambiaba los horarios de trabajo y le asignaba tareas fuera de sus responsabilidades.

La sentencia detalla que durante este tiempo, el sargento enviaba correos de índole sexual a la agente, humillándola, cosificándola y profiriéndole insultos. Para el Tribunal Supremo, con ponencia del magistrado Fernando Marín Castán, estos hechos reflejan una pluralidad de agresiones sexuales, vejaciones y maltratos prolongados en el tiempo, realizados bajo la superioridad jerárquica del acusado.

Aprovechamiento de la Relación de Superioridad

El Tribunal subraya que las conductas no fueron aisladas, sino sostenidas en el tiempo, y que el sargento aprovechó su relación de superioridad jerárquica para someter a la víctima a sus requerimientos sexuales. Este sometimiento fue conseguido mediante repetidos actos de trato degradante, insultos, amenazas y maltratos físicos.

La ratificación de esta condena por parte del Tribunal Supremo marca un precedente importante en la lucha contra el abuso de poder y el acoso sexual dentro de las fuerzas de seguridad, reafirmando la gravedad de estos delitos y la necesidad de justicia para las víctimas.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -