domingo, diciembre 4, 2022

Liberadas dos personas obligadas a ejercer de mendigos en Barcelona

Los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona han liberado a dos personas que vivían en condiciones infrahumanas y que estaban obligadas a hacer de mendigos por un clan familiar de origen extranjero, que se quedaba con todo el dinero que las víctimas recaudaban.

Según han informado hoy los Mossos, en la operación ​​han detenido a un hombre y a una mujer como presuntos autores de un delito de tráfico de seres humanos con el fin de explotar a las víctimas y obligarlas a practicar la mendicidad.

Los arrestados captaron a sus víctimas en su país de origen y las trasladaron a Barcelona para posteriormente explotarlas y quedarse con la recaudación, en torno a una media diaria de más de 100 euros.

El operativo policial, que se llevó a cabo el pasado 7 de junio, permitió que los grupos de Tráfico de Seres Humanos de los Mossos d’Esquadra y de la Unidad de Investigación de la Guardia Urbana de Barcelona liberara a las dos víctimas, que vivían sometidas a unas condiciones infrahumanas.

Los agentes iniciaron la investigación el pasado mes de noviembre, cuando detectaron a dos hombres que a diario pedían limosna en el distrito de Sants-Montjuïc de Barcelona, ​​por lo que hicieron diferentes vigilancias para comprobar si detrás de ellos había otras personas que los controlaban, les vigilaban y les obligaban a practicar la mendicidad.

Así comprobaron que las dos personas eran controlados por un clan que se encargaba de trasladar a las víctimas, en algunos casos en el maletero de un vehículo, hasta el punto determinado donde debían mendigar.

Los explotadores las dejaban en este punto, normalmente junto a semáforos para aprovechar las paradas de los conductores, y las obligaban a pedir dinero durante toda una jornada, hasta que volvían a recogerlas.

Los líderes del clan les proporcionaban una pequeña cantidad de comida y bebida, y las cacheaban físicamente cada día para quedarse con todo el dinero que habían recaudado.

Las hacían vivir en un descampado, y solo les entregaban un colchón en el que dormían, aunque las condiciones meteorológicas fueran adversas. Los investigadores comprobaron que las personas del clan dormían en el mismo sitio, pero en tiendas de campaña.

El clan ejercía un férreo control sobre las víctimas para que no pudieran tener libertad de movimientos y escapar, y ademas las personas explotadas solo hablaban su idioma, lo que hacía que fueran más vulnerables y completamente dependientes.

El clan, ubicado en la zona de la Magòria (Sants-Montjuïc) y formado por unas diez personas, hacía de la explotación de personas vulnerables y la mendicidad forzosa su ‘modus vivendi’, aunque sus miembros también tienen antecedentes por robos con fuerza.

En un primer momento, las dos víctimas fueron trasladadas al Centro de Urgencia y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB), donde se les proporcionó una primera asistencia, y actualmente se encuentran bajo la ayuda especializada que se activa en los casos de tráfico de seres humanos. 

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias