domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

¿De qué color es el cambio?

No te pierdas...

¿A qué huelen las nubes? Es una pregunta tan difícil de responder como de qué color es el cambio. Para Teresa Rodríguez, líder de Podeos en estas elecciones, es de color morado, “y esto no es una foto fija, es un fotograma de la película del cambio”. Tras esta bella metáfora hay 15 diputados, seguramente por debajo de la expectativa de la formación morada. Albert Rivera y Juan Marín, Ciudadanos, lo ven de color naranja. ¿Y eso qué es? “Un cambio sensato; Un cambio que hay que saber gestionar”, aseguró Albert Rivera, el único de los “primeros espadas” que bajó a Andalucía a saborear la noche electoral.

La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha dejado claro esta noche electoral, tras los buenos resultados, su insatisfacción vital: “No podremos poner en marcha nuestro programa de emergencia ciudadana”. Es una de las ganadoras de la noche electoral, aunque su gesto está más cerca del llanto nervioso que de la euforia. Suyos serán 15 escaños porque también lo han sido el 15% de los votos.

Podemos no parece que vaya a entrar en ninguna de las geometrías posibles para gobernar Andalucía. Otra cosa es Ciudadanos, cuyos 9 diputados son claves para la gobernabilidad de la comunidad.

Y si para algo valen los atropellados parlamentos de los candidatos en noche electoral es para ver que van a hacer en sus cuatro años de legislatura. Ribera y Marín han sido claramente conciliadores. “No tenemos rivales, PSOE, PP, Podemos o Izquierda Unida no son nuestros enemigos. Los enemigos son el paro, la corrupción y la crisis de confianza”. Por ser más claro, Rivera ha rematado: “España quiere diálogo. Quiere que le solucionemos los problemas, no que seamos un problema”. Una clara llamada al ritual del cortejo a Susana Díaz.

No hay ritual que cortejo en el discurso de Teresa Rodríguez, que ha anunciado una legislatura de “empujar” en el Parlamento. ¿Para qué? “Para políticas favorables al pueblo”, naturalmente. También ha asegurado que su partido no ha tenido recursos económicos en esta campaña: “Cero euros”, ha afirmado, “lo hemos hecho todo con nuestras propias manos”.

La cruz de la noche estaba en la sede de Izquierda Unida. Antonio Maillo ha afrontado con entereza el severo varapalo y ha asegurado que podrán mantener un grupo parlamentario “para ser la vaz de la izquierda”. El líder de IU ha dejado claro que su formación necesita reforzar su identidad ante el electorado, “somos imprescindibles, el referente de la izquierda”. Si Maillo se propone como la voz de la izquierda “y la mayoría social”, es porque se presenta ante sus ojos un parlamento inédito, “en el que hará falta la política”. “El voto de IU será para hacer propuestas para la mayoría social”.

Maillo especuló durante la campaña con la posibilidad de dimitir y abandonar la política en caso de malos resultados electorales. No insinuó nada de eso en su alocución de reconocimiento de la derrota, tras una campaña bastante digna con todo en contra.

 

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -