martes, abril 23, 2024
- Publicidad -

El Mar Rojo, un enclave estratégico amenazado por los conflictos y el cambio climático

No te pierdas...

El Mar Rojo es una de las rutas de navegación más importantes. Se estima que por allí pasa un 15% del tráfico mundial de mercancías. Una arteria vital que en los últimos años se ha visto amenazada por el cambio climático y, en la actualidad, por los enfrentamientos entre los hutíes y los ejércitos de Estados Unidos y Reino Unido.

Los problemas en esta zona están obligando a desviar el tráfico marítimo, y eso está teniendo como consecuencia directa un retraso en la llegada de mercancías a Occidente y un incremento del precio de los fletes. Fenómeno que está dando lugar a un incremento del precio de los productos para los consumidores.

La importancia histórica de las rutas comerciales marítimas

Desde la antigüedad, el Mar Rojo ha sido un enclave estratégico para la navegación gracias a su ubicación. Se sabe que antiguas rutas de caravanas conectaban el Mar Rojo con el Nilo, favoreciendo el intercambio de bienes entre el Mediterráneo y África.

Con la apertura del Canal de Suez en 1869, se facilitó un acceso directo entre Europa y Asia en el que, de nuevo, este mar tenía un papel estratégico.

El Canal de Suez es una de las rutas marítimas más transitadas del mundo, y cada año pasan por sus aguas millones de toneladas de mercancías. Lo que ha contribuido a hacer de él una infraestructura esencial en la economía global.

A lo largo de las costas del Mar Rojo, existen una serie de puertos estratégicos que tienen un papel trascendental en el comercio internacional. Como el de Yeda en Arabia Saudí, el de Adén en Yemen o el de Eilat en Israel. Que actúan como puntos de transbordo para los bienes que tienen que viajar hasta destinos más lejanos. De ahí que la eficiencia operativa de estas infraestructuras sea clave para maximizar el potencial del comercio a través del Mar Rojo.

Un campo de batalla geopolítico

El Mar Rojo tiene tanta importancia a nivel internacional que también se ha convertido en un “campo de batalla” a nivel geopolítico. Desde hace décadas, naciones como Egipto, Israel o Arabia Saudí compiten entre sí por aumentar su influencia en esta zona y reforzar con ello su crecimiento económico.

Esto ha dado lugar a la construcción de infraestructuras marítimas cada vez más avanzadas en materia de seguridad y eficiencia, que intentan atraer a las grandes navieras. Pero también a enfrentamientos directos entre los países.

El último conflicto se está desarrollando en la actualidad. Desde noviembre de 2023, los hutíes (un grupo insurgente yemení) han lanzado diferentes ataques contra navíos mercantes en el Mar Rojo. Como forma de ejercer presión económica sobre Israel y frenar sus operaciones en Gaza. 

Esto ha provocado que las principales navieras mundiales reajusten sus rutas para no pasar por el Mar Rojo. Ahora, en lugar de utilizar el Canal de Suez, bordean Sudáfrica para llegar a Europa. 

A consecuencia del conflicto, los viajes de los buques mercantes son entre 10 y 12 días más largos, lo que implica un mayor consumo de combustible que se ha traducido en un incremento del precio de los fletes. En algunos casos, llevar un contenedor desde China hasta la zona mediterránea es ahora un 200% más caro que a finales de 2023.

En la madrugada del 12 de enero, Estados Unidos y Reino Unido realizaron un ataque conjunto sobre Yemen, en represalia por los ataques previos que los hutíes habían realizado sobre buques extranjeros. Esto ha disparado todavía más la tensión en la zona y ha supuesto un nuevo incremento del precio del petróleo que ya se deja notar en el coste de los fletes.

Retos asociados al cambio climático

Los expertos no atisban una solución rápida para el conflicto en el Mar Rojo, pero destacan que los enfrentamientos armados no son el único reto para la navegación en la zona. El cambio climático se perfila como otro de los más importantes.

Uno de los impactos más directos del cambio climático es el aumento del nivel del mar. Este fenómeno afecta a las áreas bajas y deltas cercanos al Mar Rojo, lo que puede provocar la intrusión de agua salada en las zonas costeras y afectar a las infraestructuras portuarias, algo que tendrá efectos sobre la navegación en general.

Además, los eventos climáticos extremos como las tormentas y los ciclones afectan a la seguridad y la eficiencia de la navegación en la zona, poniendo en riesgo las infraestructuras, las embarcaciones, las mercancías y, por supuesto, las vidas humanas. 

De cara al futuro, los especialistas prevén cambios en los patrones de viento y en las corrientes marítimas, y esto podría obligar a hacer ajustes en rutas de navegación tan tradicionales como estas.

Por otro lado, la desertificación y los cambios en la topografía costera pueden llegar a alterar los fondos marinos y a aumentar la sedimentación de determinadas áreas del Mar Rojo. Esto implicará una mayor frecuencia de mantenimiento de los canales y de las infraestructuras portuarias, lo que incrementará el precio de uso de las mismas.

Aproximadamente un 80% del total de las mercancías transportadas a nivel global se mueven por vía marítima. Por lo que cualquier incidente en una vía de navegación estratégica puede tener consecuencias millonarias. Como ejemplo, el bloqueo del Canal de Suez en 2021 a consecuencia del incidente del buque Ever Given, supuso una pérdida de 9.600 millones de dólares tan solo durante el primer día, y la situación se mantuvo durante seis días.

El informe “High seas: enabling a climate resilient Suez Canal” destaca los riesgos que pueden tener para la navegación por el Mar Rojo y, en general, por cualquier ruta marítima, las consecuencias del cambio climático. 

Limitaciones a la maniobrabilidad de los buques, reducción de la visibilidad, dificultad para que el personal del puerto trabaje fuera cuando hay altas temperaturas, etc.

Otros informes y estudios también se han hecho eco de esta situación. Destacando que la situación en el Mediterráneo puede ser más compleja que en otros lugares, porque esta zona del planeta se está calentando un 20% más rápido que la media. E instan a los poderes públicos e instituciones internacionales a tomar medidas antes de que sea demasiado tarde. 

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -