domingo, marzo 3, 2024
- Publicidad -

Venezuela se «descuelga» de las criptomonedas

No te pierdas...

Venezuela ha demostrado un notable interés en las criptomonedas en los últimos años. En 2018, se anunció la creación de un criptobanco financiado con Petro (el token venezolano), para dar apoyo al emprendimiento de jóvenes y estudiantes.

Con una economía que lleva años sufriendo los efectos de una hiperinflación, las criptodivisas se habían convertido en una alternativa muy atractiva para los ciudadanos, e incluso con menos riesgo que el propio bolívar venezolano.

En 2021, la Asamblea Nacional aprobó el proyecto de la conocida como Ley Antibloqueo, que establecía medidas para mitigar los efectos de las sanciones impuestas a Venezuela por Estados Unidos.

En la presentación de esta Ley, el presidente venezolano destacó el valor de las criptomonedas como herramienta para mejorar el comercio interno y externo, y para eludir las sanciones internacionales.

Ahora, el Gobierno venezolano parece haber dejado de lado su entusiasmo por las cripto, y las ha prohibido.

Se prohíbe la minería de criptomonedas en Venezuela

En los últimos meses ha salido a la luz un entramado de corrupción en el que supuestamente se habrían utilizado las cripto para redirigir pagos adeudados a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), empresa estatal.

Los investigadores creen que se vendió crudo venezolano a través de la agencia de supervisión de las criptomonedas, sin pagar las correspondientes tarifas a PDVSA.

En la operación fueron detenidas cerca de 80 personas, pero no se ha podido demostrar que ninguna de ellas tuviera relación directa con la minería de cripto. A pesar de ello, minar criptodivisas está prohibido (temporalmente) desde el mes de marzo.

Abocados al cierre

Muchos emprendedores venezolanos han estado ligados al mundo de los activos digitales durante los últimos siete años, y ahora se encuentran con problemas de liquidez y sin poder minar. Si la situación se prolonga, muchos de ellos tendrán que dar por finalizada su actividad de manera definitiva.

El Petro, la criptodivisa impulsada por el Gobierno venezolano, nunca llegó a despegar del todo. La mayoría de los mineros que operan en el país trabajan con bitcóin.

A pesar de ello, en Venezuela ya se han desconectado unos 75.000 equipos dedicados a la minería.

Malos tiempos para las cripto

2023 está siendo un año complicado para las criptodivisas. La bajada mundial de su valor, unida a los mayores costos de «producción» de las mismas por el alto precio de la electricidad, han puesto en apuros a las compañías especializadas en los tokens digitales.

Core Scientific Inc. quebró el año pasado y, desde entonces, otras entidades especializadas en minería han advertido sobre la existencia de problemas de falta de liquidez.

Los especialistas creen que hay que prepararse para una nueva bajada. Tras el acuerdo que ha incrementado la capacidad del Gobierno de Estados Unidos para emitir más deuda, es previsible que los inversores se vuelquen en este tipo de inversiones, que tienen un menor riesgo.

Una regulación desigual

En Venezuela, las cripto han pasado de presentarse como una salvación para la economía a ser dejadas totalmente de lado, pero este no es el único país que ha cambiado en un sentido o en otro su política frente a las criptomonedas.

Turquía apostó por una política de fomento del uso de estas divisas digitales, y en 2021 contaba con más de seis millones de personas invirtiendo en ellas. Pero solo unos meses después, prohibía su uso para la compra de bienes y servicios, alegando el alto riesgo de fraude que hay en estas transacciones.

En el caso de España y de gran parte de los países del mundo, las transacciones con cripto no están prohibidas, pero se advierte a los usuarios del riesgo de volatilidad que presentan estas divisas.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -