lunes, mayo 27, 2024
- Publicidad -

La caída en la demanda de microchips amenaza a la economía

No te pierdas...

Antes del comienzo de la pandemia ya se hablaba de la crisis de los microchips. La demanda de estos pequeños dispositivos era tan grande que los fabricantes no daban abasto para cubrirla.

Todos los dispositivos electrónicos que se utilizan hoy en día llevan microchips y semiconductores. Son una parte esencial en los móviles, los ordenadores, las videoconsolas, y hasta en los coches. De hecho, los grandes retrasos que vienen produciéndose en la entrega de vehículos nuevos desde hace meses, se debe a la falta de chips, que impiden que la construcción de los coches pueda finalizar.

Este fenómeno, que se ha venido produciendo desde hace algunos años, parece estar llegando a su fin.

Cambio en el ciclo de negocio

La demanda de microchips está a la baja, tal y como demuestran los resultados de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC).

El mayor fabricante y ensamblador de chips a nivel mundial ha visto como sus expectativas de ventas se han incumplido durante dos trimestres seguidos.

Aunque la mayoría de las empresas del sector siguen obteniendo buenos resultados en bolsa, sus cifras actuales están lejos de las obtenidas en verano de 2022, cuando alcanzaron su récord de cotización. A día de hoy, acciones como las de TSMC cuestan hasta un 50% menos que el año pasado.

Las causas que explican la bajada de la demanda

El elevado nivel de inflación que se ha experimentado a nivel mundial en los últimos meses, ha dado lugar a una subida de los tipos de interés.

Tanto en Europa como en Estados Unidos los bancos centrales han optado por subir los tipos de interés para controlar la inflación. Haciendo que la financiación resulte más cara para particulares y empresas, se espera que baje la demanda y, con ella, los precios.

Muchos de los productos que incorporan microchips suelen adquirirse mediante financiación a plazos: frigoríficos, coches, móviles de alta gama, etc.

Financiar ahora estos artículos resulta más caro que hace un año, y eso provoca que sus ventas bajen. Si se venden menos productos que incorporan semiconductores, la demanda de los mismos también se reduce.

Empresas como TSMC tienen en los fabricantes de ordenadores a unos de sus principales clientes, pero 2023 no está siendo un buen año para ellos. En el primer trimestre, los envíos de ordenadores personales de Apple han caído un 40,5%. Los fabricantes de ordenadores se enfrentan ahora a una situación en la que tienen un exceso de inventario que no consiguen vender y, en consecuencia, ya no demandan tantos microchips.

Las empresas ajustan su producción

Ante la situación de incertidumbre, TSMC y otras empresas como Samsung Electronics han anunciado que van a reducir su producción de microchips de manera significativa.

Aunque la producción sea menor, los fabricantes han confirmado que seguirán invirtiendo en infraestructuras (principalmente en salas blancas) y en I+D, a fin de mantener su liderazgo tecnológico.

TSMC ha ingresado en el primer trimestre de 2023 16.700 millones de dólares, pero su previsión de ingresos era mucho mayor. En comparación interanual, las ventas del mes de marzo fueron un 15% más bajas que las registradas en marzo de 2022.

En el caso de Samsung Electronics, la caída del beneficio operativo para los meses de enero-marzo se estima en unos 455 millones de dólares.

No existen demasiadas empresas especializadas en la fabricación y ensamblaje de microchips, pero su actividad es tan importante que lo que ocurre en ellas puede afectar a la actividad económica a nivel mundial.

Si la producción de chips, o la inversión en I+D bajan demasiado, un incremento en la demanda generaría una nueva crisis que podría ser más grave que la anterior.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -