martes, mayo 21, 2024
- Publicidad -

Ahorrar sin esfuerzo gracias a la inteligencia artificial

No te pierdas...

En diciembre de 2022, la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) otorgó el título de palabra del año a “inteligencia artificial”. Entendida esta como un conjunto de sistemas o combinación de algoritmos que es capaz de imitar la inteligencia humana, desarrollando diferentes tareas y aprendiendo a la vez que lo hace.

La inteligencia artificial o IA tiene aplicaciones en muchos campos, y las finanzas no son una excepción. Las conocidas como Fintech son especialistas en aplicar la tecnología al campo de la industria financiera, y fueron pioneras en el uso de la IA en el ahorro y la inversión, fórmula que ya están copiando muchas entidades bancarias de las “tradicionales”.

Una de las claves del ahorro es interiorizar la necesidad de guardar siempre una parte del dinero disponible, y es la falta de costumbre la que provoca que muchas personas no consigan ahorrar. Para todas ellas, la IA se perfila como la solución, porque gracias a ella es posible ahorrar, e incluso invertir, de una forma sencilla y casi sin darse cuenta.

Ahorro mediante redondeo

Una fórmula muy básica y efectiva para ahorrar dinero es aplicar a la era de la tecnología la clásica costumbre de guardar las vueltas de la compra.

Muchas apps bancarias ya cuentan con un sistema de este tipo. Con él, cada vez que un consumidor hace una compra y la paga con su tarjeta de crédito, se redondea automáticamente el gasto hasta la siguiente fracción de 0,50 céntimos o euro y se destina ese dinero a una cuenta de ahorro.

Con esta fórmula, si un consumidor hace una compra por importe de 35,05 céntimos, se descuenta de su saldo 35,50. De ellos, 35,05 se destinan a pagar la compra y los 45 céntimos restantes van a la cuenta de ahorro. Céntimo a céntimo, a final de año se pueden acumular unos cientos de euros que habría sido muy complicado guardar de otra manera.

Ahorro automatizado

Otra opción que brinda la tecnología es la de programar una transferencia de dinero. El usuario programa, por ejemplo, una transferencia de 100 euros desde su cuenta corriente a su cuenta de ahorro que se llevará a cabo cada día 1.

Este sistema convierte el ahorro en algo similar a un gasto, y esto favorece que se lleve a cabo mes a mes, pase lo que pase.

Ahorro mediante el control de gastos

La IA consigue ayudar a ahorrar mediante el examen de las finanzas de los consumidores. Una revisión a fondo de los gastos permite detectar partidas de dinero que se están malgastando y que podrían destinarse al ahorro.

Este tipo de herramientas digitales permiten tomar decisiones informadas sobre qué hacer con el dinero y ayudan a mejorar su gestión. El resultado es que el usuario se da cuenta de que tiene más recursos económicos disponibles si hace algunos ajustes en su consumo.

Regularizar gastos irregulares

Gastos que no son periódicos, como el recibo del seguro del coche o el pago del IBI, pueden afectar al presupuesto doméstico. La IA también puede ayudar en este caso, a través de sistemas que permiten redistribuir el coste de estos gastos extra a lo largo de los 12 meses del año, para que cuando llegue el momento de pagarlos haya dinero de sobra para ello.

Ayuda para la inversión

La inteligencia artificial también es capaz de ayudar a las personas a sacarle el máximo partido posible a sus ahorros a través de diferentes medios de inversión. Uno de los mejores ejemplos son los roboadvisors de banca, que operan como gestores e invierten en fondos indexados con unas comisiones muy bajas en comparación con las que cobraría un gestor al estilo tradicional.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -