miércoles, febrero 28, 2024
- Publicidad -

Endesa explica el mito de los imanes en la nevera

No te pierdas...

La nevera es uno de los principales consumidores energéticos de las viviendas. De media, gasta hasta un 30% de la electricidad que se consume cada día en una casa y, por eso, a los consumidores les ha preocupado la noticia de que un frigorífico con imanes en su puerta consume más, pero esto es algo que Endesa ha desmentido.

Los imanes son el souvenir por excelencia. No es raro comprarlos para regalarlos o incluso para ponerlos en la propia casa de cada uno, así que resulta raro encontrar una nevera en la que no haya ningún imán.

A priori, se trata de un objeto inofensivo, pero hace unos años empezó a extenderse el rumor de que las neveras con imanes en su puerta consumían más electricidad. Con el importante aumento de precio que ha tenido la luz en los últimos meses, este se había convertido en un tema de preocupación para los consumidores.

Los defensores de esta teoría afirmaban que el mayor consumo del electrodoméstico se debía a que los imanes aumentaban la fuerza electromagnética del campo eléctrico.

Endesa desmiente el rumor

El rumor se había vuelto tan insistente en los últimos tiempos que Endesa ha salido a desmentirlo. La eléctrica ha señalado que no hay nada de cierto en la afirmación de que una nevera con imanes en su puerta consume más que una que no los tiene.

Todos los imagen generan campos magnéticos, pero el que crean los típicos imanes de souvenir es tan insignificante que ni siquiera atraviesa la puerta nevera. Aunque estuviera llena de imanes, no por ello el frigorífico iba a consumir más energía.

Si el consumidor nota que ahora la nevera parece gastar más, va a tener que buscar el fallo en otro lado y no en los imanes.

Trucos para ahorrar energía con la nevera

El frigorífico tiene un elevado consumo energético porque está encendido las 24 horas del día los 7 días de la semana. Sin embargo, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aportan algunos consejos que pueden ayudar a ahorrar.

Lo primero es no instalar la nevera cerca de una fuente de calor. Si es posible, el electrodoméstico debe estar alejado de la placa de inducción o los fuegos, así no acusará tanto el cambio de temperatura.

Lo que no se recomienda es dejar el frigorífico demasiado encerrado. Si a su alrededor circula aire suficiente, podrá mantener la temperatura interior con mayor facilidad y no tendrá que consumir tanta energía.

Una de las claves para optimizar el ahorro es acertar con la temperatura. La del congelador debería estar en torno a -18º C, y la del frigorífico a 5º C. Estas temperaturas son suficientes para mantener los alimentos en óptimas condiciones y controlar el consumo.

Incluso en las neveras no frost se aconseja llevar a cabo un ciclo de descongelación de vez en cuando. Para hacerlo, se pueden aprovechar las ausencias prolongadas de la casa y dejar el frigorífico desenchufado.

En la medida de lo posible, se recomienda no abrir la puerta de la nevera sin necesidad, ni tenerla abierta durante mucho tiempo. Cada vez que se abre la puerta la temperatura interior se desajusta, y el aparato tiene que consumir más para volver a la temperatura seleccionada por el usuario.

¿Gasta más energía una nevera vacía?

Otro mito común en torno al frigorífico es que este consume más cuando está vacío que cuando está lleno, y en este caso es cierto. Cuanto más vacía esté la nevera más aire hay dentro de la misma, y dicho aire dificulta el enfriamiento, haciendo que el aparato consuma más energía para mantener la temperatura. Los expertos aconsejan rellenar los huecos en la nevera y el congelador con botellas de agua. 

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -