domingo, abril 14, 2024
- Publicidad -

La reordenación de las cajas la tutelarán los bancos de inversión que causaron la crisis

No te pierdas...

Nuestras cajas de ahorros deben fusionarse y arreglar sus balances para luego acudir a los mercados y reforzar capital. Un proceso al que se llega tarde, sin duda, pero que tutelarán los bancos de inversión que tantos quebrantos han causado a todo el mundo en el pasado, de los cuales muchos debieron ser rescatados y lo que no, se salvaron por los pelos. Luego, han publicado informes demoledores contras las cajas y ahora obtienen los contratos para realizar su transformación, cobrando sustanciosos fees, claro.

“¿Qué se le va a hacer? El negocio está montado así”, aseguran desde las cajas preguntes donde preguntes, a pesar de que coinciden en que es indigno que la banca de negocios estadounidense venga a erigirse en timonel de cualquier proceso de salvaguarda bancaria.

De momento ya se sabe que Caixa Catalunya ha contratado a Goldman Sachs, mientras que Caja Madrid, después de hacerse con los servicios de Lazard (obvio), ha elegido a JP Morgan, Merrill Lynch y UBS como colocadores. ¿Hace falta recordar los méritos de estas entidades?

Pues sí, hagámoslo, aunque sea un somero repaso. Porque conviene que algunas cosas no caigan en el olvido. Goldman fue uno de los que pudo convertirse en banco comercial para evitar la bancarrota. Su principal ejecutivo a día de hoy, Lloyd Blankfein ha hecho gala siempre de que en su firma trabajan algo así como los ‘elegidos’ y son unos de los máximos exponentes de la cultura del bonus galáctico, empezando por él mismo.

Por supuesto, ha recibido ayudas públicas (se calcula que fueron del orden de los 10.000 millones de dólares) y cómo olvidar ese episodio del falseamiento de las cuentas de Grecia, en la que este banco de negocios estuvo tan involucrado y por el que son objeto de una investigación por parte de la Reserva Federal estadounidense.

Sobre Merrill, poco más que decir que tuvo que ser fusionada con Bank of America manu militari, o se habría unido al grupo de los Lehman y Beart Stearns. Por cierto, decía que las necesidades de capital de las cajas es de 43.000 millones de euros.

UBS, simplemente pretendía ser un referente europeo de ese modelo de banca estadounidense. El resultado fue una necesidad de ayudas de 40.000 millones de euros. Pero ahí andan, diciendo que las cajas precisan de “entre 70.000 y 120.000 millones”. Ahora, pillará parte de la tarta, con la colocación de Bankia.

JP Morgan es una entidad que sale mejor parada en todo esto, aunque han sido célebres sus informes sobre la debilidad de las cajas españolas. Todas estas entidades tienen sus filiales en nuestro país, que sin duda se sentirán bastante ajenas a los escándalos de años anteriores… aunque preciso es reconocer que en nuestro país también han estado colocando estructuras sofisticadas como el que más. De hecho, a la desaparecida Lehman Brothers se le acusaba de realizar una especie de dumping en precios para colocar sus estructuras en nuestro mercado, en el que competía, por ejemplo, con BBVA o Santander en este segmento.

Puestos a ser malpensados, ¿cabe la posibilidad de que hayan contribuido a debilitar la imagen de las cajas para precipitar unas operaciones de fusión y salida a los mercados que no terminaba de llegar nunca?

En cualquier caso, lo que está claro es que la crisis de 2007 llega provocada por unas hipotecas subrprime diseñadas por entidades financieras de alto standing y que la espoleta fue la quiebra de Lehman y Bearn Stearns. Sus compañeras de viaje vienen a liderar la reordenación de las cajas. Alegrémonos todos, pues.

Manuel López Torrents

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -