Miércoles 26.09.2018
Los agujeros del atentado del 17-A en Barcelona/9

Younes Abouyaaqoub puso al servicio del comando terrorista una red de “casas okupadas”

Los mossos descubrieron que, además de la de Alcanar y de Riudecanyes, el kamikaze yihadista había “okupado” una vivienda en Gombren (Girona) que iba a utilizar como escondite

Younes Abouyaaqoub
Younes Abouyaaqoub

Primero los mossos localizaron la casa de Alcanar. Más tarde otra medio en ruinas en Riudecanyes, también en la provincia de Tarragona.

Tras el atentado, y a partir de diversas informaciones que los mossos fueron hilvanando localizaron una tercera vivienda, también okupada, que Younes Abouyaaqoud había puesto al servicio de la célula yihadista. Se trata de una casa de campo situada en la pequeña población de Gombren en la comarca del Ripollés, en el pirineo de Girona.

Vivienda peinada por los mossos

Tal y como consta en el informe de la Comisaria General de Información de fecha 22 de mayo del 2017…: “Según las declaraciones de los testigos, la vivienda, situada en la calle Pujas número 6, estuvo ocupada entre el mes de octubre de 2016 y el mes de mayo de 2017 –tres meses antes del atentado-“. Una de las personas que habían observado en la vivienda ocupada era Younes Abouyaaqoub. “Este inmueble es propiedad de la entidad financiera Banc de Sabadell-SOLVIA (inmobiliaria que comercializa los inmuebles de la entidad bancaria)”.

Testigos directos

En este informe, remitido al juez de la Audiencia Nacional el día 31 de mayo de 2017, un testigo, Ramón V., vecino de Gombren, manifiesta “que el chico que trabajaba en Hilados MOTO (refiriéndose a Younes Abouyaaqoub) solía estacionar un coche pequeño cerca de la casa”.

Younes Abouyaaqoub trabajaba de 8 a 13 y de 15 a 18 en la empresa de Gombren Hilados Moto SA.

Su jefe sospechó de él

El gerente de dicha empresa, Moises T.R. prestó declaración ante los mossos el día 24 de abril de 2018 (8 meses después del atentado) y explicó que Younes empezó a trabajar en la factoría gracias a una empresa de colocación. El testigo relata que en todo momento la conducta del trabajador fue correcta. Destaca, sin embargo, que algunos rumores situaban a Younes en la casa ocupada objeto de la investigación policial. “Que había escuchado a alguna persona del pueblo (de Gombrén) que a Younes Abouyaaqoub lo habían visto ir a una casa ocupada del pueblo dándose la posibilidad de que se desplazara a comer allí”. Moisés T.R. manifestó que “esa casa se encontraba situada en el interior del pueblo de Gombrén, por la parte de atrás de la iglesia cristiana” y que le habían comentado que a Younes ABOUYAAQOUB lo habían visto manipulando el contador eléctrico de dicha vivienda.

Conducta extraña

El gerente de la empresa en la que trabaja Younes reconoce que en los días previos al atentado su empleado se comportó de forma extraña: “Sí, el día 22 de julio del 2017 llamó al director de fábrica para avisar que el lunes siguiente no iría a trabajar, encontrándolo extraño ya que quedaban tan sólo cinco días para comenzar las vacaciones. A este manifestante –dicen los mossos- le dio la impresión de que era para que no lo buscaran si lo echaban en falta”.

Robo sospechoso y muy preocupante

En esa declaración se recoge, además, un sospechoso episodio que no pasó desapercibido para los mossos: el robo (o tentativa) que se produjo en la fábrica justo al día siguiente del atentado. “Preguntado por si sospecha de alguien o de alguna circunstancia especial a la entrada en las instalaciones de HILADOS MOTO S.A. el gerente manifiesta que tiene la sensación, de que la persona que entró conocía la empresa desde su interior”. Esta afirmación se basa en que era la única ventana fácil de romper para acceder al interior y que no se encontraba bloqueada por ningún objeto o estantería en el interior de esta estancia de la empresa. “Entrando por esa ventana, -añade el gerente en su declaración- se accede a una estancia donde se puede conseguir una llave que da acceso a una segunda instancia. Destacar que esta segunda estancia que no dispone de alarma, es donde se encontró la "alfombra" y/o lugar de rezo habilitado por la empresa y utilizado por Younes. Concretar que la "alfombra" era una especie de espuma que utiliza la empresa para sus labores”.

¿Quedan cabos sueltos?

El asalto a la empresa en la que trabajaba Younes tuvo por objeto, según sospecha la policía, eliminar pruebas que relacionasen a Younes u otras personas aún no identificadas por los investigadores. Si se confirma esta hipótesis, alguien que no habría participado directamente en los atentados trató de borrar huellas o rastros incriminatorios, lo que lleva a pensar que quizá Younes disponía de elementos de apoyo aún no controlados a día de hoy por la inteligencia policial.