Lunes 19.11.2018
LA TRAMA 'PÚNICA'

“Granados quería a Narciso de Foxá en Majadahonda a toda costa”

Francisco Granados ordenó que se sustituyera al alcalde de Majadahonda cuando estaba en discusión una importante operación inmobiliaria. En su lugar puso a Narciso de Foxá. Las investigaciones de 'Púnica' revelan que la verdadera razón era que el entonces alcalde no repartía comisiones. Así fue la operación planeada por Granados. El recado para que el edil se apartara lo dio un constructor amigo de Granados

Francisco Granados.
Francisco Granados.

“El secretario general está que fuma en pipa contigo. Te lo digo para que lo sepas”. El secretario general era Francisco Granados, entonces todopoderoso mandatario del PP en Madrid; el que lo tenía enfadado era el entonces alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, y quien transmitía las órdenes de Granados es quien acabó como alcalde, Narciso de Foxá, aún hoy primer edil de la ciudad madrileña. La escena tiene lugar en el despacho oficial de Ortega, en plena operación para que dejara su cargo. En una grabación recogida en el sumario de la ‘Operación Púnica’ aparece la grabación por la Policía de una conversación entre un empresario y un concejal de Majadahonda: “Francisco Granados ordenó la dimisión de 'Willi' pues al parecer este está cortando el conducto del dinero, quedándoselo él, sin que fluya hacia estancias superiores del partido, cosa que sí hacía su antecesor”. La Policía pone como ejemplo del mando de Granados esta operación, que encabezó el actual alcalde, Narciso de Foxá. “Órdenes tan importantes que además se cumplen, como es el caso de Ortega”, se asegura en un informe policial que consta en el sumario.

Granados se queja, al parecer, de que Ortega no reparte el dinero, como sí hacía su antecesor, Ricardo Romero de Tejada (que tuvo que dimitir por el 'Tamayazo'). Foxá reconoce en una grabación a la que ha tenido acceso en exclusiva ESTRELLA DIGITAL que se ha reunido en Génova con Francisco Granados, reunión que es el pistoletazo de salida de Ortega –“Willy” en el PP– de la alcaldía. Años después Ortega acabaría imputado en la trama ‘Gurtel’, en la que el juez le pide años de cárcel. El vídeo tiene lugar en el mes de enero de 2005 en el despacho oficial del alcalde, entre todos los concejales del PP, los díscolos liderados por Foxá.

El mensaje se le hizo llegar el 15 de diciembre de 2004 a “Willy” de una manera peculiar, según recuerda el exalcalde en conversación con este diario. “Me citó Julián Jiménez de los Galanes (un constructor amigo de Granados) en el VIPS de Equinocio, en Majadahonda, a las 9 de la mañana. Me dijo que Paco Granados quería que me fuera de la alcaldía. Paco quería a Narciso de Foxá en Majadahonda a toda costa”, asegura. La advertencia –“orden” según los investigadores de ‘Púnica’– se cumplió en forma de motín por parte de diez concejales del PP en la localidad madrileña, encabezados por Narciso de Foxá. Julián Jiménez de los Galanes Romero del Hombre Bueno era uno de los propietarios de DICO, constructora en la que estaba también el gran amigo de Granados, David Marjaliza, hoy en la cárcel por la ‘Operación Púnica’. DICO se ha visto envuelta tanto en la trama ‘Gurtel’ como en la ‘Púnica’.

Majadahonda, con más de 70.000 habitantes, es una de las localidades de España con mayor renta per cápita. En aquellos años, además, era objeto de jugosas recalificaciones. El asunto de “las parcelas”, suelo público que recalifica y vende el Ayuntamiento, sobrevuela todas las conversaciones y parece el origen del fin de Ortega en la alcaldía.

Ortega explica que la misma mañana en que el constructor amigo de Granados le ordenó dejar la alcaldía, se fue en busca de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP madrileño. La encontró en la Sala de Autoridades del aeropuerto de Barajas, a punto de subir a un avión para un viaje oficial a China. “Estuve hablando con ella 40 minutos, explicándole la situación”, narra. La clave, evidentemente, eran los terrenos a recalificar en la periferia de Majadahonda, “El Valle de los Olivos”. Ortega decidió que fuera el Ayuntamiento quien vendiera la parcela, no la empresa municipal Pammasa. Ganadora resultó la mercantil Proinsa, luego vinculada a ‘Gurtel’. Sin embargo, el arquitecto municipal decidió cambiar las valoraciones a las empresas en concurso y dejó como ganadora definitiva a Afar 4, una empresa local bien relacionada con Romero de Tejada. Ortega se negó a este cambio de baremos y estalló la guerra. Afar 4 fue la opción que defendió De Foxá y que provocó el motín. Aguirre le pidió a Ortega que le explicara todo con documentos a la vuelta de su viaje a China. Pero para entonces la suerte de Ortega ya estaba decidida.

Ortega mantuvo una reunión en Génova, en el despacho de Francisco Granados, en la que se le expusieron las condiciones que le ponían para que pudiera seguir siendo alcalde. Por supuesto tenia que echar atrás la venta de las parcelas y Narciso de Foxá quedaba como teniente de alcalde y a cargo del consorcio del golf. Además, no podía cambiar los sueldos ni exclusividades a los concejales díscolos, ni a su secretaria particular, cercana a la facción contraria, de quien Ortega sospechaba que era “un topo”.

Sin embargo, la situación va subiendo de grados en la escala de tensión hasta la reunión que se graba en el despacho de Ortega, en enero de 2005. Foxá, líder del grupo opositor, amenaza con hacer un grupo independiente y hace de portavoz de lo que piensa el secretario general, Francisco Granados. “Con lo de las parcelas vas por mal camino”, le dice Narciso de Foxá, un político que había estado cerca del núcleo de Rodrigo Rato y cercano personalmente a la presidenta Aguirre. En su alegato sobre su desinterés por la alcaldía –que aún ocupa–, llega a decir que ha ido al Ayuntamiento “a trabajar tranquilo, estar en el despacho, jugar al golf por las tardes, trabajar poco; estoy en retirada”.

La exigencias del bando apoyado por Granados también incluyen que sean ellos quienes visen las iniciativas de la alcaldía, que no se cambien los servicios municipales –el arquitecto municipal, Pedro Sánchez había sido el autor de los cambios en el concurso a favor de Afar 4–, además del puesto de honor de Narciso de Foxá. La reunión acaba abruptamente. Foxá dice que “con toda educación” la da por terminada, se levanta del sofá y se va, seguido por todos los concejales de su facción, mientras el alcalde está hablando, inútilmente.

Guillermo Ortega dimitió “por motivos de salud” el 4 de febrero. Fue nombrado por Aguirre presidente del Mercado Puerta de Toledo. Luego fue imputado en la trama ‘Gurtel’- Francisco Granados fue cesado por Aguirre, nombrado senador y dimitió al encontrársele una cuenta en Suiza. Hoy está en prisión por la ‘Operación Púnica’. Narciso de Foxá sigue siendo el alcalde de Majadahonda.

Comentarios