sábado 14.12.2019
Formación

Esto es todo lo que necesitas saber sobre los cursos homologados

Son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de formarse. A continuación se ofrecen las pautas para tener más información llegado el momento de hacer una elección

Esto es todo lo que necesitas saber sobre los cursos homologados

Es bastante habitual que se escoja una formación y después se tengan dudas acerca de si es un curso homologado. Por ello, a continuación se ofrecen las pautas para tener más información llegado el momento de hacer una elección en este tema.

Formación oficial y formación no oficial, ¿en qué se distinguen?

Antes de saber lo que son los cursos homologados, conviene saber distinguir entre formación oficial y formación no oficial. Pues bien, la formación oficial es la que se recoge en la normativa oficial de un territorio, como por ejemplo una titulación de formación profesional o un grado universitario.

Por otro lado, la formación no oficial puede tener un programa didáctico al margen de lo que exige la administración pública con competencias en materia de educación. Algo que no la hace menos válida ni le resta calidad, ya que aborda aspectos muy amplios, sin dejar a un lado en ningún momento la práctica. De modo que para escoger una u otra formación tan solo hay que tener en cuenta los objetivos que se persigan a la hora de formarse.

¿Qué son los cursos homologados?

Entre las distintas alternativas formativas que no vienen recogidas oficialmente en las normativas de la administración pública existe un gran catálogo de cursos, de los cuales algunos tienen una homologación o acreditación. Esto supone que una entidad o institución educativa, al margen del centro que oferta el curso, avala su contenido, metodología, programa y calidad.

De forma que cuando un curso está homologado o acreditado tiene una garantía doble en relación a su calidad, es decir, la del centro que lo ofrece y la de la otra institución que lo homologa. Lo cual asegura, a la hora de terminar los estudios, que se trata de una formación totalmente válida para desempeñar la profesión elegida en todos los países en los que la homologación se encuentre vigente.

Que un curso esté homologado resulta pues de lo más interesante, pero a la hora de escoger una formación habrá que valorar también otros aspectos. Entre ellos: sus horarios, el profesorado que lo imparte, si ofrece prácticas en empresas, su metodología, las experiencias que han tenido otros alumnos y si se trata de un curso que ayuda al estudiante a acercarse a sus objetivos académicos o profesionales.

Es precisamente el conjunto de todos esos factores lo que se debe tener en consideración para decantarse por uno u otro curso, aunque el hecho de que esté homologado aporta un plus de garantía de calidad.

¿Cuáles son los requisitos para acceder a un curso homologado?

Para conocer los requisitos de acceso a un curso homologado habrá que tener en cuenta el centro formativo que lo ofrece, así como la titulación y el sector en el que aquel se incluya. Pero en líneas generales, según cuál sea el nivel del curso, es posible que se exija al alumno contar con una titulación superior, por ejemplo un título de FP o universitario, en tanto que en un curso homologado no se exigiría requisito alguno.

Otros tipos de cursos, como por ejemplo los deportivos, pueden requerir que los aspirantes realicen una prueba de nivel para entrar en un curso homologado. No obstante, tal como apuntábamos antes, todo dependerá del centro y del nivel del curso a elegir, de forma que pueden encontrarse cursos homologados que pidan requisitos de acceso en tanto que en otros no se haga requerimiento alguno.

¿En qué se diferencia un curso homologado de uno no homologado?

En realidad, la única diferencia que se observa entre ambos tipos es el hecho de que los cursos homologados vienen respaldados por una institución o una entidad externa al centro. A veces este tipo de cursos ofrecen créditos reconocidos en las carreras universitarias, y tienen validez para presentarse a oposiciones. Y no hay que olvidar que realmente pueden tener más credibilidad de cara a las empresas.

¿Cuáles son las ventajas de la formación acreditada?

Los cursos homologados tienen una serie de características que en efecto pueden resultar beneficiosas para los alumnos. Por ejemplo la doble garantía a la que nos referíamos antes, y que hace que las empresas valoren la calidad de los cursos homologados. Es decir, escoger un curso homologado puede dar una mejor imagen ante un empleador, ya que esta formación asegura el cumplimiento de un programa formativo determinado.

A esto hay que añadir que obtener un título homologado puede permitir al alumno el reconocimiento de la formación en cualquier país, sin necesidad de realizar otros trámites. Y sin duda alguna esta inmediatez es una gran ventaja, al permitir el ejercicio de la profesión para la que se ha estudiado sin necesidad de solicitar la convalidación de la formación. Finalmente, cabe destacar el hecho de que estos cursos puedan proporcionar créditos reconocidos por las universidades.

Comentarios