jueves, diciembre 1, 2022

El Gobierno ve «razonable» facilitar cannabis terapéutico a pacientes

El delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Joan Ramón Villalbí, cree «razonable» que se facilite el cannabis terapéutico a algunos pacientes en los que hay indicios «modestos» de su eficacia: esclerosis múltiple, un tipo de epilepsia infantil intratable y dolor crónico no oncológico.

«Si hay pacientes con determinados diagnósticos que no responden a los tratamientos que se pueden beneficiar con el de cannabinoides, creo que es razonable buscar cómo facilitar esta opción» aunque, de hacerlo, sería teniendo siempre en cuenta «los efectos secundarios de las decisiones aprendiendo de los demás», ha dicho en su comparecencia en la subcomisión que analiza la regulación del cannabis terapéutico.

Porque, ha aclarado, «una cosa es un paciente concreto con un diagnóstico concreto y unos problemas personales concretos que el conjunto de la comunidad en su conjunto». «Habría que ver cómo reconciliar esto», ya que le preocupa «sobre todo las potenciales consecuencias» que pueda tener su regulación «invocando posibles usos medicinales» y que derive en un aumento de la disponibilidad del consumo.

Villalbí, que ha cerrado la ronda de 23 comparecencias en esta subcomisión, teme especialmente por los adolescentes. «Los riesgos son conocidos: adicción, que no es como heroína, que no es como la metanfetamina, que no es como el crack, pero un 10 % de los usuarios puede desarrollar adicción y más del 20 % de los usuarios más habituales pueden hacerlo».

Esta sustancia es ademas «desencadenante de episodios psicóticos, de esquizofrenia en personas especialmente jóvenes», afecta a la memoria y coordinación y «por eso está implicada en los accidentes de tráfico» y puede afectar al rendimiento escolar».

Ahora la situación «es mejor que en el pasado» y el consumo ha caído un 40 % tras haber superado el pico en 2004: mientras ese año un 25 % declaró haber consumido cannabis en el último mes y había un 5 % de usuarios diarios, en 2021 fue el 15 % y el 2 %, respectivamente, si bien hay que considerar que la pandemia trajo consigo restricciones a muchas actividades recreativas.

Sin embargo, las admisiones a tratamiento por sustancias psicoactivas se ha disparado: «Hace 20 años el cannabis tenía un peso irrisorio al lado de la heroína o la cocaína, pero con el paso del tiempo la proporción ha ido creciendo», de forma que es ya la tercera sustancia -la segunda ilegal tras la cocaína- que más búsquedas de ayuda especializada provoca.

A lo que se suma que el que se comercializa en el momento actual en el mercado europeo tiene una «potencia cada vez mayor», lo que se traduce en que los riesgos asociados a su consumo «se han incrementado muchísimo», además de una «disponibilidad creciente porque cada vez hay más producción en Europa y España ha pasado a ser un país productor».

Sin olvidar las redes criminales, con «índices de violencia crecientes vinculados al cultivo y al narcotráfico», y la inversión cada vez mayor por parte de la industria multinacional cannábica, que «está invirtiendo en relaciones públicas y apoyo a organizaciones que defiendan sus intereses y en las redes sociales».

Con todo, la recomendación de la Delegación del Plan Nacional sobre Drogas que dirige es la de «encajar la prescripción y la dispensación para aquellos pacientes que se puedan beneficiar» y que no estén dentro del esquema actual basado en los dos únicos fármacos autorizados: Sativex y Epidiolex.

Según ha explicado, hay enfermos que, aunque ya son tratados en las unidades del dolor de grandes hospitales, son los que «más claramente se podrían beneficiar» del cannabis terapéutico cuando no han respondido a todos los anteriores. «Se trata de aumentar el repertorio de respuestas que pueden tener», ha indicado.

«En dolor nunca será la primera opción, pues estamos manejándonos con la cantidad de información que tenemos, que es muy limitada», ha señalado.

Los casos en los que hay «mayores indicios de utilidad» son los trastornos musculares derivados de la esclerosis múltiple; dolor crónico no oncológico, incluyendo el neuropático, en los que productos del cannabis y cannabinoides «muestran también un efecto relativamente pequeño pero estadísticamente significativo», y un tipo de epilepsia infantil intratable.

Además, ha incidido en la importancia de cuantificar la situación respecto al consumo actual y respecto al uso medicinal «antes de emprender cualquier cambio» y después ir monitorizándola de forma continuada para «valorar los cambios y ajustar decisiones». 

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias