miércoles, febrero 21, 2024
- Publicidad -

La Guardia Civil desarticula la secta ‘La Familia del Alma’, con más de un centenar de víctimas

No te pierdas...

La Guardia Civil ha llevado a cabo la operación denominada «Avicena», que ha resultado en la detención de tres personas señaladas como líderes de una secta instalada en un chalet en Pobla Tornesa, Castellón. Estas detenciones se producen debido a la presunta comisión de varios delitos, entre ellos asociación ilícita, intrusismo laboral, contra la salud pública, agresión sexual y revelación de secretos.

La secta, camuflada como un grupo de psicoterapia convencional, ha sido desmantelada por los agentes de la Guardia Civil, quienes han identificado su naturaleza destructiva y peligrosa. La líder de la secta se autodenominaba como «maestra» y afirmaba tener el monopolio de la verdad absoluta. Presentándose ante sus seguidores como la única persona capaz de resolver sus problemas, lograba establecer una fuerte influencia sobre ellos.

La secta operaba desde hace varios años, pero recientemente se había establecido en un chalet ubicado en Pobla Tornesa, atrayendo seguidores de distintas partes de España para participar en sesiones de terapia y rituales chamánicos. Sin embargo, estas actividades encubrían prácticas ilegales y abusivas.

Secta
Imagen / Guardia Civil

La investigación se inició a raíz de la denuncia de los padres de dos de las víctimas, quienes lograron escapar de la secta y estaban dispuestos a denunciar los hechos sufridos. Según las pesquisas realizadas por la Guardia Civil, era común que se practicaran rituales chamánicos que incluían el consumo de drogas y sustancias alucinógenas, seguidos de actividades como desnudos colectivos y talleres relacionados con los chakras y terapias sexuales. En algunos casos, estos actos se llevaban a cabo contra la voluntad de las víctimas, quienes habían sido sometidas a manipulación y anulación de su voluntad.

Las víctimas eran captadas principalmente a través de personas de confianza de los líderes de la secta. Se dirigían principalmente a jóvenes vulnerables emocionalmente y en busca de soluciones para sus problemas personales. La maestra utilizaba diversas técnicas de control y persuasión para manipular a las víctimas, separándolas de su entorno y creando una dependencia emocional hacia el grupo al que denominaban la «Familia del Alma».

La líder de la secta ofrecía terapias a cambio de pagos elevados, y a medida que la fidelidad y dependencia emocional de las víctimas aumentaban, también lo hacían los precios de las sesiones. Los pagos se realizaban utilizando métodos que permitían ocultar estas transacciones a las autoridades.

Según las investigaciones, la mayoría de las personas afectadas se encontraban en las provincias de Tarragona, Castellón y Barcelona. El número de víctimas podría rondar el centenar, considerando aquellas que han presentado denuncias y otras que han sido identificadas durante el largo período de actividad del grupo sectario.

Secta
Imagen / Guardia Civil

Los líderes de la secta también sometían a sus adeptos más devotos a pruebas de confianza, exigiéndoles pagos significativos para acceder al círculo interno de la maestra. Aquellos que se negaban eran amenazados con ser repudiados por el resto de la comunidad, lo que les generaba un fuerte temor a la exclusión social.

Durante el registro realizado en el chalet donde se llevaban a cabo las sesiones grupales y las supuestas terapias, la Guardia Civil encontró una importante cantidad de dinero en efectivo, distribuido en sobres con anotaciones de los nombres de las presuntas víctimas. También se hallaron listados de pagos por sesiones realizadas, sustancias psicotrópicas utilizadas en los rituales y destinadas a inducir un estado de alucinación y pérdida de voluntad en las víctimas, así como numerosas agendas y anotaciones relacionadas con la vida y datos personales de posibles víctimas de la secta.

La investigación ha estado a cargo del Juzgado de Instrucción 3 de Castellón, al cual se han puesto a disposición los tres detenidos, junto con el material y las pruebas encontradas durante el registro. La operación ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Tarragona, de la Jefatura de Información (UCE-3) y de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón.

Con la desarticulación de esta secta destructiva, la Guardia Civil ha logrado poner fin a las actividades ilegales y abusivas de estos líderes, brindando justicia a las víctimas afectadas y enviando un mensaje claro de que estos actos no serán tolerados en nuestra sociedad.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -